• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los 12 de 2013: Plástica

La artista Lucía Pizzani | Foto: Raúl Romero

La artista Lucía Pizzani | Foto: Raúl Romero

Al revisar lo más destacado del año en el área, los especialistas coinciden en afirmar que, a pesar de la crisis económica, los artistas del país se esforzaron para no bajar la guardia  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1 Los 90 años a todo color de Cruz-Diez

Al hacer una evaluación de lo más destacado en el mundo de la plástica nacional durante 2013, los especialistas consultados –­la curadora de arte contemporáneo y columnista del diario El Nacional Lorena González, así como los directores de las galerías Carmen Araujo Arte y GBG Arts, entre otros– coinciden en afirmar que la celebración de los 90 años de Carlos Cruz-Diez fue sin duda uno de los grandes motivos de celebración del año. “Es uno de nuestros artistas de la modernidad más importantes. El aniversario estuvo acompañado de múltiples reconocimientos y exposiciones que ayudan a seguir divulgando su obra”, expresó la directora de la Sala Mendoza, Patricia Velasco. En el Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez se exhibieron publicaciones e ilustraciones hechas por el creador entre 1948 y 2009. En el hotel Tamanaco mostraron una faceta desconocida: fotografías en blanco y negro que el maestro tomó a partir de 1948. El Centro de Arte Daniel Suárez presentó una colectiva para rendirle homenaje. El festival Por el medio de la calle le dedicó su más reciente edición y, en una actividad paralela, se recuperaron los pasos peatonales de la obra Inducción cromática, creada por el artista en 1991.

2 El arte venezolano viajó a España
La Colección Patricia Phelps de Cisneros llevó 180 obras al Museo Reina Sofía de Madrid, que fueron cedidas en comodato a la institución. De ese grupo, 62 son de artistas nacionales. La invención concreta fue el título de la exposición curada por Manuel Borja-Villel y Gabriel Pérez Barreiro, que incluyó piezas elaboradas entre los años cuarenta y sesenta del siglo pasado. Los visitantes disfrutaron desde enero hasta septiembre de las creaciones de Héctor Fuenmayor, Alejandro Otero, Gego, Jesús Soto y Carlos Cruz-Diez, entre otras. “Buscamos promover una mayor apreciación de la diversidad, la sofisticación y la variedad del arte contemporáneo de América Latina”, expresó Patricia Phelps de Cisneros. En noviembre, la galería Odalys en su sede madrileña (inaugurada en junio) incluyó en Reconstructivismo 1.0 las obras de importantes representantes venezolanos de la abstracción geométrica y el arte cinético como Mateo Manaure y Arturo Herrera. “La muestra anhela incorporar a los artistas contemporáneos y emergentes herederos de esta tradición pictórica para ponerlos a dialogar con obras de aquellos que protagonizaron la abstracción mundial y la hispanoamericana”, señala Odalys Sánchez en el catálogo.
 
3 Intercambio con miradas foráneas  
En un esfuerzo por relacionar el arte venezolano con el latinoamericano, varios centros expositivos organizaron exposiciones de gran relevancia. Fue el caso de Nuevos vínculos. Selección de obras de la Trigésima Bienal de Sao Paulo, que se hizo posible gracias a la alianza de tres instituciones privadas: la Sala Mendoza, el Centro Cultural Chacao y la Hacienda La Trinidad Parque Cultural. La muestra a tres tiempos presentó una selección de obras de la bienal curada por el caraqueño Luis Pérez Oramas en 2012. El público tuvo la oportunidad de intercambiar opiniones con los artistas a través de talleres y diálogos con la crítica, la curaduría y la investigación. También sobresalieron otras alianzas como la que estableció Carmen Araujo Arte con la galería Vermelho, con sede en Brasil, que les permitió traer a la artista portuguesa Gabriela Albergaria al país. La pintora desarrolló una propuesta de trabajo a partir de las fotos de especies de árboles que tomó en el Parque del Este, el Jardín Botánico y la Universidad Metropolitana. El resultado, que incluyó dibujos e instalaciones, se presentó en la casa colonial de la Hacienda La Trinidad con el título de No hay tal cosa como la naturaleza.
 
4 El regreso del Premio Mendoza
Después de una década de ausencia, la reactivación del Premio Eugenio Mendoza en su duodécima edición fue uno de los hechos más importantes del año. El galardón, que entrega de forma bienal la Sala Mendoza, apoya y estimula el talento de los jóvenes creadores al contribuir con su formación. La artista Lucía Pizzani fue la ganadora con De la desconocida del Sena y otras Ofelias, una obra que reflexiona sobre el suicidio femenino en sociedades tan dispares como la canadiense, la británica, la dominicana y la venezolana. “Es un premio muy importante que han ganado Javier Téllez y Magdalena Fernández. Tiene gran peso, me alegró mucho que lo retomaran y ser parte de este grupo fuerte, bueno y representativo de lo que se está haciendo hoy en día, en el que estaban Suwon Lee, Juan Pablo Garza, Iván Candeo y Starsky Brines”, expresó la artista en una entrevista con El Nacional. Pizzani, que expone actualmente en Oficina #1 la muestra Mariposario, recibió como estímulo una residencia en Hangar, Centro de Producción e Investigación en Artes Visuales, en Barcelona, España. El jurado seleccionador estuvo integrado por el pintor Adrián Pujol y los curadores e investigadores Lorena González y Gerardo Zavarce.

5 El hombre invisible se escondió en Caracas
El artista chino Liu Bolin estuvo en el país a principios de noviembre para hacer varias intervenciones con su particular estilo de camuflaje. Los espacios de la Galería Freites le sirvieron de taller y de escenario, en los que recreó un stand de cómics. Allí se mimetizó. El creador de 40 años de edad convocó a un grupo de voluntarios para que participara en las series que realizó en Caracas, como una basada en los empaques de harina PAN y otra en billetes nacionales. Lo interesante de su visita, a juicio de los especialistas en arte, es que el público pudo disfrutar en vivo de su proceso de trabajo, una forma de estar cerca de lo que ocurre en el mundo entero y más aún de un exponente como él, que a través de su obra ha criticado aspectos como la pérdida de individualidad en la sociedad actual y la manera cómo el medio ambiente afecta a las personas.
 
6 En la espera del regreso de la Odalisca
Un nuevo capítulo se abrió en relación con el caso de la Odalisca con pantalón rojo de Henri Matisse, obra que fue hurtada hace más de una década del Museo de Arte Contemporáneo, cuando el Estado venezolano autentificó como verdadera la obra que era ofrecida para la venta en un hotel en Miami, en julio pasado. Con este paso se inicia el proceso de repatriación. Se espera que la pieza llegue al país en el primer trimestre del próximo año.
 
7 La despedida de la Velada de Santa Lucía
Después de 13 ediciones, la Velada de Santa Lucía que se celebraba en Maracaibo llegó a su final. Su creadora, Clemencia Labin, tomó la decisión porque ya no podían crecer más. “Se marcha Santa Clemencia, pero a la comunidad le queda su Santa Lucía”, dijo la artista. A pesar de la despedida, quedó el legado. En Alemania, por ejemplo, un grupo de artistas venezolanos replicaron la actividad en un taller, un hotel y el garaje más antiguo de Hamburgo.  
 
8 Buenas noticias desde el extranjero
La actuación de los artistas venezolanos en el extranjero fue una bocanada de aire fresco para el sector. La obra de Alexander Apóstol, por ejemplo, se afianza al entrar en la colección del Centro Georges Pompidou, en París. También fue relevante la participación en ferias internacionales como ARCO-Madrid, Arte Lima-Perú, Art Bo-Colombia, Art BA-Argentina, KIAF-Korea, IAAF-Korea, Art Basel y Pinta. El curador Miguel Miguel García destaca, además, el trabajo de varios creadores que viven en otros territorios: “Están haciendo fuera de Venezuela una obra de singular importancia. Personas como José Gabriel Fernández, en Nueva York; José Antonio Hernández-Diez y Meyer Vaisman, desde Barcelona; Víctor Lucena en Italia, y Arturo Herrera y Javier Téllez, desde Berlín, entre otros. Ellos son parte del exigente y exclusivo circuito internacional del arte”.
 
9 PhotoEspaña reconoce talento de Venezuela
Como una forma de reconocer el trabajo fotográfico que se hace en el país, PhotoEspaña, uno de los más importantes festivales del mundo, incluyó a Venezuela para participar en el Visionado de Portafolios. La oportunidad se dio gracias al esfuerzo conjunto entre la Oficina Cultural de la Embajada de España en Venezuela, el Centro Cultural Chacao y el Centro de Estudios Fotográficos-CIEF. De esos encuentros seleccionaron las mejores imágenes, que formarán parte de una exposición que se llevará a cabo el próximo año. Como parte de las actividades, los organizadores también trajeron al país la exposición (Re)presentaciones. Fotografía latinoamericana contemporánea, que se exhibe en La Caja y que es el resultado de los visionados hechos en México y Costa Rica durante el año pasado.
 
10 El pop art tejió diálogos
La sala de exposiciones del Centro Cultural BOD-Corp Banca presentó una muestra colectiva de pop art, en la que dialogaron obras de artistas venezolanos y estadounidenses. La curadora María Luz Cárdenas reunió un grupo de piezas representativas, la mayoría de los años setenta. Los visitantes pudieron admirar el arte de Robert Rauschenberg, Larry Rivers, Robert Indiana y Tom Wesselmann, así como el de Rolando Peña, Marisol Escobar y Pedro León Zapata.
 
11 Controversial participación en Venecia
Simón Bolívar y Hugo Chávez en versión grafiti formaron parte de la propuesta del pabellón venezolano en la 55° Bienal de Venecia. En lugar de artistas de renombre, el Estado prefirió mostrar las creaciones de cerca de 25 colectivos anónimos. Una decisión controversial que dividió no solo a la burocracia del Ministerio de la Cultura, sino también a los propios creadores urbanos, que consideraron que lo que se llevó allí no era la mejor cara de esa subcultura.
 
12 Cambios gerenciales e incertidumbre
El año cierra con cambios importantes en el sector, encabezados por la designación de Edgar González como presidente de la Fundación Museos Nacionales. El diseñador gráfico, que se mantiene al frente del Museo de la Estampa y el Diseño Carlos Cruz-Diez, expresó que durante su gestión se dedicará al diseño de políticas claras en cuanto a qué desea llegar a ser la fundación. Otro movimiento importante fue la renuncia de Diana López a la presidencia de Cultura Chacao, después de 11 años de trabajo. La gestora cultural expresó que se dedicará a asesorar a otras alcaldías, entre ellas la de El Hatillo. El cierre de Periférico Caracas también causó mucha expectativa. El espacio será sustituido por Espacio Monitor, que dirigirá Miguel Miguel García. La sala será inaugurada el 16 de febrero con una exposición del artista mexicano José Dávila.