• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Piden que la presidencia de la Asamblea Nacional sea rotativa

Historiadores, profesores, académicos y escritores esperan que en el Parlamento se acabe el lenguaje soez y que haya debate con respeto a las ideas  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ingeniería política es lo que considera el historiador Elías Pino Iturrieta que debe ocurrir en las próximas semanas antes del 5 de enero, cuando se instale la nueva Asamblea Nacional.

Es por eso que “un grupo de ciudadanos relativamente conocidos e independientes”, como él mismo lo llama, redactó un documento que tiene como principal recomendación que la próxima directiva del Parlamento se rote anualmente.

Este grupo, integrado en su mayoría por escritores, historiadores y académicos, pide además que en la directiva estén representadas todas las organizaciones políticas que conforman la Mesa de la Unidad Democrática.

Además, sugieren que el primer año esté al frente un parlamentario propuesto por la organización política de la alianza con mayor número de diputados. En el período 2017-2018, tendría que elegir el segundo partido en número de representantes.

También señalan favorable que la primera y segunda vicepresidencia, la jefatura de la fracción de la unidad y la secretaría de la AN sean escogidas por los partidos con mayor número subsiguiente de legisladores.

“Somos una congregación de voluntades que tiene como objeto decir que estamos presentes y que queremos seguir colaborando. Debemos suponer que vienen tiempos duros. De acá a la instalación de la AN hace falta mucha cordura. Consideramos que uno de los puntos que puede producir fricción sea la directiva”, indica Pino Iturrieta.

Entre los firmantes del documento, además del historiador, están Inés Quintero, Tomás Straka, Antonio López Ortega, Raquel Gamus, Óscar Lucién, Rafael Arraiz Lucca, Carlos Walter, Edgardo Mondolfi, Héctor Manrique, Marcelino Bisbal, Julio Castro, María Oteyza y Willy McKey. Se prevé que otras personas se sumen.

“Negados a acostumbrarnos al lenguaje soez, reclamamos que la nueva Asamblea Nacional sirva para rescatar la dignidad de la palabra como recuerdo para el diálogo, el entendimiento y la convivencia”, señala además el texto.

Para Marcelino Bisbal es importante no buscar retaliaciones, sino rescatar el diálogo y la tolerancia: “Es lo que el domingo pasado pidió la gente en las elecciones. Por eso exigimos lo mismo no solo a un sector, los elegidos por la Mesa de la Unidad Democrática, sino también a los otros”.

El profesor Óscar Lucién tiene expectativas con los cambios que haya en la comunicación social, el uso del lenguaje y la altura del debate, con respeto a las ideas diferentes. “Uno de los grandes dramas que hemos vivido en este último tiempo es el cerco rojo. Creo que la Asamblea Nacional tiene la competencia para legislar en función de que los medios públicos sean restituidos a la ciudadanía, empezando por el canal de la Asamblea, que está al servicio de la parcialidad que hasta este momento dominaba. No es una vuelta de tortilla, sino ir a lo que dice la Constitución”.