• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Philippe Le Guay trae una comedia irónica y emotiva

El director es el invitado especial del Festival de Cine Francés | WILLIAMS MARRERO

El director es el invitado especial del Festival de Cine Francés | WILLIAMS MARRERO

Con más de 40 años de trayectoria, el director y guionista nacido en París en 1956 admite que últimamente prefiere la actividad en el set 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay una canción francesa que dice “él, que ya está partiendo a un viaje”. Es justamente ese verso el que resume la historia del octogenario Claude Lherminier, interpretado por Jean Rochefort en Florida, la nueva película de Philippe Le Guay. 

Entre la risa y la ironía, Le Guay intenta llevar al espectador en una travesía junto a su protagonista. Aunque el estado de Florida existe, es apenas una metáfora del sueño de un hombre afectado por la demencia senil. “Aquella canción apareció en el set como un accidente –contó su director– pero se convirtió en el símbolo del viaje de un viejo que poco a poco pierde el sentido de la realidad”. 

El realizador, reconocido por Las chicas del 6° piso (2011), es el invitado especial de la 30° edición del Festival de Cine Francés. Es su primera visita a Venezuela y confiesa que, aunque conoce algo del cine latinoamericano, no ha visto una película venezolana. 

Con más de 40 años de trayectoria, el director y guionista nacido en París en 1956 admite que últimamente prefiere la actividad en el set: “Ahora, el placer es el de estar con los actores, hacer bromas y buscar lo que es más importante en la escena. Me gusta ir más y más lejos con los sentimientos y construir una contradicción. Me gusta también descubrir con los intérpretes algo que no conozco al principio de la escena”. 

Florida es una adaptación de la obra El padre de Florian Zeller, que Le Guay coescribe con Jérôme Tonnerre. Ante la posibilidad de escribir y dirigir en un mismo trabajo, el francés habla de la preocupación que solía tener al hacer un guion que no sabía cómo se podría dirigir. Sin embargo, se ha dado cuenta de que la experiencia le ha quitado esa ansiedad: “Creo que ya no me importa la dificultad de una historia”.

La película es una comedia, pero no ligera. Una marca de agua en el cine francés, de acuerdo con el director. Los temas que se tratan en Francia, a diferencia de otros países, poseen una enorme carga emocional y social. “Creo que en mi país hay una ambición por confrontar los tópicos en la sociedad. Es un deseo de decir algo sobre el mundo, hoy”, finaliza.