• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Pereira: La participación de El Sistema en Salzburgo marcará un antes y un después

Varios músicos de la red nacional de orquestas infantiles y juveniles de Venezuela, tocan durante su actuación en la inauguración del Festival de Salzburgo celebrada en el teatro Felsenreitschule (Austria) hoy, viernes 26 de julio de 2013 / EFE

Varios músicos de la red nacional de orquestas infantiles y juveniles de Venezuela, tocan durante su actuación en la inauguración del Festival de Salzburgo

El músico y gerente expresó los nuevos cambios que se gestarán en el ámbito artístico luego de la presencia de las orquestas venezolanas en Salzburgo, y aseguró que las palabras del maestro José Antonio Abreu generaron un cambio de visión sin precedentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Doce minutos fueron suficientes para conocer por qué Alexander Pereira cumplió su meta de llevar El Sistema a la temporada cultural más importante del mundo. Una visión renovada de la educación musical ya se siente luego de las primeras siete presentaciones de parte de los 1400 músicos venezolanos. El Director Artístico del Festival de Salzburgo, quien asumirá el cargo de director de La Scala de Milán el año entrante, expresó sus opiniones acerca del impacto de la actuación de este modelo artístico y social en el mundo.

-¿Cómo un festival tan prestigioso decidió elegir a El Sistema como uno de sus principales invitados?
-Fuimos hace dos años Caracas para conocer a El Sistema, y pude ver muchos niños y agrupaciones juntas. Nos conmovió, hasta llorar, ver a todos esos niños y jóvenes tocando. Dije: ‘Ellos estarán en Salzburgo en 2013’. Es que también estoy muy preocupado por el futuro de la educación musical en Europa. Por más grande que son nuestros espacios, adecuados a la perfección para la música, las lecciones y los estudiantes, estamos afrontando grandes problemas de financiamiento. Así cada vez más la educación musical se está orientando a un esquema individual, perdiendo la fascinación que genera hacer música en conjunto. En cambio, ustedes llegan cada vez a más y más gente.


-¿Por qué el Festival de Salzburgo quiso presentar este programa artístico y social?
-En El Sistema están todos los elementos para convencer a políticos y gobernantes de Europa para que apoyen y financien la cultura con fines sociales. Todo el mundo está enfocado en el Festival de Salzburgo. Muchísima gente y todas las instituciones culturales y artísticas del planeta están alertas sobre lo que está sucediendo en esta edición. Este festival es el tope de un iceberg en cuanto a evento artístico se refiere, pues tiene una enorme influencia. Nos trajimos a El Sistema a este pico de la montaña artística para exponer al mundo entero lo que esta institución ha logrado y lo que realmente significa. Ha demostrado sus resultados y eso está a la vista en todo el planeta. Nosotros estábamos conscientes del impacto que esto representaría. En Salzburgo y toda Europa se está hablando de El Sistema en este momento.
La gente se está moviendo para ver qué sucede aquí. Incluso, las personas que algún día no estaban convencidas sobre este modelo educativo-artístico y social me han manifestado estar asombrados. ¡No hay duda, quiero seguir cooperando!

-Usted afirmó: “Europa tiene que aprender de El Sistema”. ¿De qué manera puede Europa aprender del modelo venezolano?
-El Sistema llega a las calles, a los más necesitados, a los jóvenes atrapados por las drogas. Nosotros también tenemos niños en drogas, jóvenes con problemas, tenemos familias de escasos recursos. No son solo problemas de América del Sur. El reto es aprender a luchar contra estos vicios, y nada lo ha hecho mejor que el proyecto musical-social más importante del mundo. Eso es lo que José Antonio Abreu ha logrado.


-Ha organizado muchas ediciones del Festival de Salzburgo: ¿cuál es la diferencia ahora con la presencia de El Sistema?
-Siempre comenté que el mundo vivirá un antes y un después de la participación de El Sistema en el festival. Después de esto entenderemos la educación musical como si fuésemos 10 años más jóvenes: tendremos conceptos nuevos y frescos. Uno de los aspectos más sorprendentes de El Sistema es que el nivel académico de sus orquestas es indiscutiblemente elevado. No se trata, entonces únicamente de un proyecto social. El nivel es tan alto que cualquiera entenderá que este proyecto de altísima calidad artística es sin duda herramienta de acción social. Si no fuera así la gente no reaccionaría positivamente. Las personas no se sentirían comprometidas si se diesen conciertos de mediana calidad. El Sistema no ha decepcionado a las audiencias, las ha conquistado con su talento y su carisma.


-¿Ha recibido críticas luego de esta primera semana de presentaciones?
-Han sido muchos los comentarios positivos, y las personas conquistadas no solo con la participación de las orquestas, sino con el discurso del maestro José Antonio Abreu. Esta es la primera vez que el acto de inauguración cuenta con un discurso en otro idioma, a lo mejor alguno haya sido en inglés, pero nunca en español. Luego de este discurso muchísimas instituciones, agrupaciones, personas de múltiples ámbitos se nos acercaron. Otras tantas nos han contactado desde todas partes de Latinoamérica e incluso diversas partes del mundo, dejándonos mensajes de admiración. Se ha abierto un nuevo mundo. En el festival abrimos una nueva puerta: un aire nuevo y fresco ha entrado a toda Europa. 


-Luego de la presencia de El Sistema en el Festival de Salzburgo, ¿Europa cambiará la forma de brindar acceso a la música clásica? 
-Definitivamente. El Sistema demuestra que la música puede llevarse a todas partes, brindarse sin restricciones a todo el mundo, no solo a grupos elitescos. La manera de ofrecer la música clásica a la gente cambiará. Esto es un ejemplo contundente para Europa. 


-¿Qué piensa acerca de llevar el Festival de Salzburgo a Caracas?
-El Festival de Salzburgo nunca ha ido a ninguna parte. Pero hemos iniciado negociaciones para estar en otras ciudades. El Festival debe ser y es una institución global que tiene peso en el mundo entero. Por ello, la idea de llevar el Festival de Salzburgo a Caracas es hermosa. Estoy seguro que esta residencia gesta un futuro continuo con El Sistema, así que, aun cuando este es mi último año, estoy convencido de que este proyecto será un hecho.