• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Pelo malo fue presentada ayer en San Sebastián

Con Pelo malo Venezuela volvió a tener presencia en el festival. No lo hacía desde 1997 / EFE

Con Pelo malo Venezuela volvió a tener presencia en el festival. No lo hacía desde 1997 / EFE

El filme dirigido por Mariana Rondón, que toca el tema de la homofobia, compite en la sección oficial del certamen que comenzó ayer 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pelo malo, filme dirigido por Mariana Rondón que fue presentado ayer en el Festival de Cine de San Sebastián, denuncia la homofobia en un país donde las niñas sueñan con concursos de belleza y los niños con las armas.

“Creo que hay una situación bastante grave en Venezuela, que es uno de los pocos países en Latinoamérica donde la homofobia no es considerada como un problema”, afirmó Rondón después de la proyección de su película en la sección oficial a concurso.

Con ésta, su tercera cinta, Rondón devuelve la presencia del cine nacional a la fiesta donostiarra, en la que no había estado representado desde que en 1997 se mostró Pandemonio de Román Chalbaud.

“Venezuela está construyendo rápidamente una cinematografía mucho más sólida”, aseguró la directora. Coproducida con Perú y Alemania, Pelo malo cuenta la historia de Junior, un niño de un barrio pobre de Caracas empeñado en alisarse el pelo para verse como un cantante de moda en la foto del colegio.

Su deseo inquieta a la madre, quien lucha al límite por criar sola a dos hijos. “Lo que quise fue construir una historia sobre la intolerancia y sobre la incapacidad de reconocer las necesidades del otro, sus libertades, sus deseos”, indicó. “Y lo hice fundamentalmente a partir de las miradas la madre hacia el niño, la del niño hacia la madre y la del espectador que ve cosas en el niño que la madre no ve”.

“Venezuela, como muchas otras partes de Latinoamérica, es un gran patriarcado donde una gran masa de mujeres enfrenta una vida realmente dura”,expresó Rondón. “A veces me decía ‘esta madre es demasiado violenta con su hijo’ y, sin embargo, cuando salía a la calle veía escenas incluso peores”, agregó la cineasta para quien fue fundamental construir una estrecha relación entre los protagonistas Samantha Castillo y Samuel Lange.

En la inauguración participó Juan Antonio Bayona, Premio Nacional de Cinematografía de España, quien pidió que “se tome conciencia” del momento difícil que vive el cine en su país. Cree que el éxito de su película Lo imposible, sobre el tsunami asiático, podría ser un “espejismo”. También estuvo el argentino Juan José Campanella: “Me siento como Peter Sellers en La fiesta inolvidable, invitado por error”, dijo antes de presentar su cinta Futbolín.