• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Pedro Terán encontró sus musas en la Concha Acústica

Terán retrata el abandono en el que se hayan los mosaicos de Alejandro Otero | FOTO MANUEL SARDÁ

Terán retrata el abandono en el que se hayan los mosaicos de Alejandro Otero | FOTO MANUEL SARDÁ

La muestra está integrada por 17 obras, que incluyen varias intervenciones sobre papel, instalaciones de gran tamaño y un video 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para los romanos, el arte de hacer mosaicos solo podía ser inspirado por las musas. Por eso, tanto en griego como en latín, se utilizaba la misma palabra para referirse a las diosas que estimulaban la creación y a los pequeños fragmentos de cerámica.

Esta doble acepción del término "musa" fue tomada por Pedro Terán para darle nombre a su más reciente proyecto, que abrirá sus puertas mañana en la sala Trasnocho Arte Contacto. Musa - Papeles Oterianos está integrada por 17 obras, que se pasean entre varias intervenciones sobre papel, instalaciones de gran tamaño y un video.

La muestra tiene un elemento transversal que se repite: la Concha Acústica de Bello Monte. El punto de partida son las Ruinas, una serie de fotografías que retratan el abandono en el que se encuentran los mosaicos de colores diseñados por Alejandro Otero para este teatro al aire libre. “Las imágenes van de lo analógico a lo digital. Estoy obsesionado con el pixelado en la fotografía, que a medida que vas acercándola toma un nuevo significado”.

Terán reflexiona sobre los conceptos de modernidad, arquitectura, arte y decadencia en Venezuela. Una exposición integrada en su mayoría por objetos olvidados, que recolectó durante años para darles otra lectura.

“En 1982, cuando Alejandro Otero fue representante de Venezuela en la Bienal de Venecia, pensé en hacerle un homenaje. Comencé llevándome un sello que tiene impresa la palabra Venezuela, que me traje del pabellón nacional. La idea era repasar las primeras obras públicas en las cuales participó el artista y el inicio de sus coloritmos. Pero pasó el tiempo, y decidí retomar la propuesta, esta vez llena de conexiones, de referencias con el movimiento abstracto geométrico. Ya no era un homenaje, se transformó en una muestra problematizada”, señala el artista.  

La curadora Tahía Rivero asegura que Terán no solo ha constatado la desolación que envuelve el lugar en su diario ejercicio físico, sino que ha sido testigo de cómo este escenario cultural también se ha reducido, se ha fracturado, al igual que los mosaicos de Otero. “Un proceso cuyo propósito es activar la apreciación crítica de un concepto y también regodearnos en lo sensorial”.  

Una idea que está resumida en la pieza Manifiesto, compuesta por una serie fotográfica de objetos que encontró en los últimos tres años y que el artista sostiene en su mano. “El cuerpo consume cosas y las bota. Estamos ante un desecho, que es esta edificación”. Una secuencia de imágenes que termina con un espacio en blanco, el vacío.


Musa - Papeles Oterianos
Sala TAC, Trasnocho Cultural, Paseo Las Mercedes
Inauguración: mañana, 11:00 am
Entrada libre