• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Paz para todos y, si se puede, una tablet

Cinco de los animadores infantiles de una de las revelaciones de la televisión venezolana en 2013, el programa Consentidos estrellas | Foto: Leonardo Noguera

Cinco de los animadores infantiles de una de las revelaciones de la televisión venezolana en 2013, el programa Consentidos estrellas | Foto: Leonardo Noguera

El talento infantil del programa de televisión Consentidos estrellas, que proviene de varias partes de Venezuela, contó cómo vive la Navidad y lo que espera encontrar mañana debajo del arbolito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con sus característicos rizos rojos escondidos debajo del gorro navideño, Moisés Vaamonde, el más pequeño del grupo, dudaba acerca de cómo saldría mejor en la foto: con o sin el diente incisivo de leche que tenía guindando. Aseguró (y no existe manera de no creerle) que lo que más le gustó de 2013 fue el unicornio que conoció en el Expanzoo.

Luismarth Bandres, a sus 11 años de edad, reparte una tarjeta de presentación en la que figuran casi 20 títulos de belleza infantil que ha ganado de Venezuela a Turquía, y cuenta que se tuvo que retirar de su academia de modelaje en Maracay “por falta de tiempo”.

Antonella Chaffardet ya decidió su estreno para despedir el año: “Una camisa verde manzana con tirantes de lentejuelas”. La valencianita coincide en que de grande quiere ser médico forense junto con Octavio Ruda, un chamo de Guarenas con un “tumbao” que recuerda a Michael Jackson, muy interesado por las revistas de tecnología y que sostiene, con gran seriedad, que cuenta con un permiso de la Lopna para llevar su larga cabellera estilo rastafari. El juicioso y soñador varguense César Martínez, cuya vocación es la de bombero, admite que, debido a su trabajo en televisión, en el colegio lo chalequean llamándole “el niñito consentido”.

Cinco de los animadores infantiles de una de las revelaciones de la televisión venezolana en 2013, el programa Consentidos estrellas, se reunieron para revelar lo que le pidieron al Niño Jesús y cómo viven la Navidad. Luismarth, cuyos dos personajes más admirados son Manuela Sáenz y su mamá Martha, disfruta con pan de jamón, tocineta y hamburguesas. “Sigo siendo niña hasta los 15 años, pero tengo en cuenta que cuando sea mayor no podré comer todo eso”, cuenta la futura comunicadora social, que debutó como prospecto de Victoria's Secret con una pasarela de modelaje hecha con sus cuadernos de preescolar.

“Las mejores hallacas son las de mi abuela paterna”, afirma Antonella. “Las hace como a mí me gustan: sin aliño”, ahonda la magallanera furibunda, que del beisbol lo único que entiende “es la fichita donde salen los numeritos del equipo que está ganando”. Moisés, que vive en el tropicalísimo Monte Piedad, se dedica en diciembre a los muñecos de nieve. “Los hago con peloticas de algodón”, aclara.

“Lo mejor de 2013 fue cuando empecé en Consentidos estrellas: yo no sabía que Televen era tan grande”, confiesa César. “Entre todos nos ayudamos. Si algún niño no se aprende su libreto bien, nosotros le enseñamos. Y el año que viene, con más experiencia ya, lo vamos a hacer mejor”, promete Octavio. A Antonella lo que más le gustó del programa fue “desenvolverse” y entrevistar al cantante Víctor Drija. “Consentidos estrellas es como esos jueguitos muy chéveres que vendían antes y que decían: ¡Aprende jugando!”, concluye Luismarth.

Querido Niño Jesús
 
Moisés Vaamonde
6 años. Monte Piedad

“Le pedí el carro insecto. También la moto que copia tus movimientos. Además, una tableta, un radio play… Creo que más nada”.
 
César Martínez
9 años. Naiguatá

“Este año quiero pedirle lo que Él quiera. Y paz y prosperidad para todo el mundo”.
 
Octavio Ruda
10 años. Guarenas

“Paz y alegría para todos los niños. Y nada menos que una tablet. Para el año que viene le dejo el Play Station 4 que acaba de salir”.
 
Luismarth Bandres
11 años. Maracay

“Prosperidad, felicidad y suerte para mi familia y para Venezuela. Y para mí, que me sorprenda y me traiga lo que Él quiera”.
 
Antonella Chaffardet
9 años. Valencia

“Paz mundial. Amor, familia y dinero a los que no lo tienen. Y a mí, una tablet Samsung para jugar y ayudarme con los estudios” .