• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Paul Parrella juega con lo efímero del tiempo

“La presencia de la luz es inevitable para los pintores y fotógrafos. Transforman de manera contundente el espacio. Mi juego es con lo inmediato” | Foto Manuel Sardá

“La presencia de la luz es inevitable para los pintores y fotógrafos. Transforman de manera contundente el espacio. Mi juego es con lo inmediato” | Foto Manuel Sardá

El creador reúne sus Anotaciones sobre el agua, Anotaciones sobre la luz y Anotaciones sobre el cielo en un mismo espacio, desplegadas en 30 obras llenas de luz y color

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Paul Parrella se aferra a la naturaleza como objeto de reflexión. En sus obras se apodera del paisaje desde la inmediatez, con los elementos de luz, sombra y color que atrapa en sus telas. Es su pacto con el espacio y el tiempo. Un ejercicio que le permite manifestar sus ideas sobre la muerte, lo transitorio, la desaparición.

El artista presentará el domingo a las 11:00 am un proyecto individual que abarca las obsesiones que le han perseguido durante los últimos diez años, que se encuentran retratadas en una serie de anotaciones. Analogías sobre la desaparición es el nombre de esta muestra que abrirá al público en la galería Gsiete, en el Centro de Arte Los Galpones, donde su mirada sobre el entorno se convierte en protagonista de las 30 pinturas que se exponen agrupadas en 3 grandes polípticos.

“Son tres bloques, cada uno representa las series que he venido desarrollando desde 2005. Más que desplegar un proyecto que se escenifica en un solo cuadro, mi interés es mostrar un proceso completo. Una reflexión que se sostiene en el paisaje, integrada por tres instancias de estudio: Anotaciones sobre el agua, Anotaciones sobre la luz y Anotaciones sobre el cielo”, indica el artista. 

Parrella fue uno de los seleccionados en el Salón de Jóvenes Artistas Eugenio Mendoza que se celebró recientemente. Allí mostró el registro fotográfico del proceso creativo de Anotaciones sobre el cielo, su serie más reciente.

Pero su proyecto comenzó desde el agua, en 2005. El artista se sentaba sobre la grama del Jardín Botánico a realizar bocetos en un blog de notas, pintaba manchas y luego las llevaba a grandes dimensiones. Reproducía la paleta de colores que se reflejaba sobre las manchas de humedad. “Me iba al taller y podía pasar semanas con un solo cuadro. Luego decidí cambiar de estrategia, para replantearme la forma de pintar condicionado por la luz. Ponía telas en el patio de mi taller en Los Chorros que reflejaban sombras. Si había dos minutos de impresión sobre la tela, pintaba en esos dos minutos. Manchas en movimiento. Eso era lo que me interesaba registrar”.

De ahí surgieron las Anotaciones sobre la luz, un registro que le permitió establecer su diálogo entre la ciudad y las calles que transita a diario, construyendo metáforas visuales en blanco y negro.

La curadora Susana Benko asegura que esta apariencia abstracta, gestual y espontánea se trata de una obra realista con motivaciones específicas. “Lo cierto es que toda su pintura, vista en sus tres series, es la constatación de un artista al que le gusta no solo observar y representar expresivamente la naturaleza, sino registrar justamente lo cambiante y lo efímero de ella”.

Sus últimas anotaciones, las del cielo, están integradas por un registro de manchas más sólidas, gestuales, que abordan las formas de las nubes aún cuando se trata de objetos etéreos.

“La presencia de la luz es inevitable para los pintores y fotógrafos. Transforman de manera contundente el espacio. Mi juego es con lo inmediato, de ser consciente de que ese momento que dejo sobre la tela va a desaparecer, así como voy a desaparecer yo”, manifiesta Parrella.

Su obsesión con lo transitorio es también una manera de hacer catarsis con el entorno. “La pintura me genera un elemento que va a trascender el presente. Es mi testimonio. Un intercambio justo con el tiempo”.


Analogías sobre la desaparición
Inauguración: domingo, 11:00 am
Galería GSiete, Centro de Arte Los Galpones, Los Chorros
Entrada libre