• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Patricia Zavala: Hay que romper con el formato tradicional de las entrevistas

La animadora venezolana, Patricia Zavala

La animadora venezolana, Patricia Zavala

La modelo se ha ganado un espacio dentro del canal de espectáculos gracias a su manera espontánea de conversar con los famosos. Paulina Rubio, Juanes, Charlize Theron, George Clooney y Anne Hathaway son algunas de las celebridades que han pasado por Coffee Break

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sin experiencia en el campo de la animación y con una pasantía por el Miss Venezuela, Patricia Zavala alcanzó en menos de dos años el sueño de muchos entrevistadores. La estilizada rubia no sólo es la enviada especial de E! Entertainment Television a las entregas de premios y estrenos de películas más importantes de Hollywood, sino que además tiene su propio espacio, Coffee Break, en el que ha compartido un café y una conversación con celebridades latinas como Paulina Rubio y Cristian Castro y estrellas del cine mundial como George Clooney, Anne Hathaway y Nicole Kidman.
Su historia de Cenicienta comenzó en 2010, cuando fue nombrada Chica E! Venezuela. Desde ese momento le han llovido las oportunidades. El primer programa salió al aire el 14 de noviembre de 2011. Entonces la modelo compartió con Il Volo. “Hace unos años veía a Daniela Kosán y a Norelys Rodríguez en la pantalla del canal, dándole la vuelta al mundo, y me emocionaba. Siempre te hace feliz ver a una venezolana porque piensas que tú también puedes alcanzar esas metas”, expresa la comunicadora social nacida en Punto Fijo hace 28 años.

—En poco tiempo logró convertirse en una figura de E! Entertainment Televisión. ¿Cómo ha sido esa experiencia?
—El otro día una persona de mercadeo del canal me dijo: “Es que tu historia es muy Veruzhka (Ramírez), como la del pueblo”. Y yo exclamé: “¡Qué es ese calificativo!”. Y me respondió que mucha gente se identifica conmigo porque salí de un concurso. Recuerdo que cuando me inscribí lo que quería en ese momento era ganarme el carro, viajar a Los Roques y presentar un programa especial. Nunca me imaginé que iba a llegar tan lejos.
—Además, hasta los momentos es la única Chica E! que ha catapultado su carrera de esa forma…
—Más allá de ser la única Chica E!, creo que pocas animadoras latinoamericanas en general han tenido la cartera de entrevistas de Coffee Break. Es una bendición.
—¿Cómo se da la oportunidad de entrevistar a celebridades como George Clooney?
—Antes de Coffee Break en el canal tuvieron Mil Preguntas, una Estrella y Relaxed. Había un vacío. Me dieron el programa a mí porque era el personal que tenían a la mano. Cuando me propusieron el espacio yo había asistido a algunos estrenos de películas y se me había quitado el miedo de entrevistar a las grandes figuras, pero me daba terror hablar durante media hora. Hicimos Il Volo, Cristian Castro, Paulina Rubio y Chino y Nacho, y el quinto episodio fue George Clooney... Nadie te prepara para entrevistarlo. Es realeza de Hollywood. ¿Cómo tuvimos la oportunidad? Él estaba haciendo mucha promoción de Poder y traición y Los descendientes. La productora de E! Entertainment le dijo a su publicista que había un show en América Latina al que le iba bien y que era nuevo. Vieron los clips y a él le encantó el concepto del café. Después de que logramos tener a George Clooney fue más fácil conseguir las otras entrevistas: Charlize Theron, Kristen Stewart, Kelly Osbourne, Jim Parsons.
—¿Cómo fue la experiencia de George Clooney, más allá de lo que se vio en pantalla?
—Fue una belleza, me sugirió que recibiera clases con un profesor de actuación, porque siempre que estás frente a cámaras, aunque no seas actriz, debes tener conciencia.
—¿Dominar el inglés ha sido una de sus principales ventajas?
—¡Gracias a Dios! Porque no es un obstáculo, incluso juega a mi favor. Cuando hablo en inglés me pongo como una máscara, entro en un papel. En castellano tengo que estar pendiente de más cosas, por ejemplo, de que no se me salgan los modismos venezolanos.
—¿Quién ha sido el entrevistado más difícil?
—Los hermanos Jonas, porque desde que salió Coffee Break los fanáticos me pedían la entrevista y tenía miedo de no complacerlos con la conversación. Sofía Vergara también fue complicado, porque hicimos la grabación en un momento en el que ella estaba haciendo mucha promoción y estaba apurada. El programa de media hora se volvió de quince minutos.
—En los programas con latinos se muestra más espontánea e irreverente. ¿Le han cuestionado esa forma de entrevistar?
—Sí, me dicen que a veces hablo mucho, que recuerde que es una entrevista. Pero yo lo veo más como una conversación con un café. Siento que eso es lo que lo hace ameno. Hay que romper con el formato tradicional de las entrevistas, para mostrar algo chévere.
—¿Quiénes son sus modelos a seguir en la animación?
—Pienso en mucha gente: en Ellen DeGeneres, que ha hecho tanto por nosotros como humanidad y como medio; en Oprah, que no tengo nada que decir de ella porque todo está dicho; en Giuliana Rancic, que no es una reina de belleza pero tiene un estilo muy chévere; y en Chelsea Handler, que tiene una manera particular de decir las cosas.