• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

París repasa la vida de Coco Chanel a través de su célebre perfume N°5

Exposición en honor a Coco Chanel, a través de su famoso perfume N° 5 / REUTERS

Exposición en honor a Coco Chanel, a través de su famoso perfume N° 5 / REUTERS

La escenografía de esta exposición gratuita es minimalista: tres filas paralelas de vitrinas transparentes y rectangulares que recuerdan el frasco del célebre perfume, creado en 1921 y el más vendido en el mundo, todavía hoy

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Palacio de Tokio de París recibe desde el 5 de mayo al 5 de junio la exposición "N° 5 Culture Chanel" que resalta el entorno artístico vanguardista del que se alimentó la modista Gabrielle Chanel a lo largo de su vida para crear su marca. Se trata de objetos de culto como el perfume nº 5 que han inspirado a su vez a numerosos artistas. Este recorrido artístico y olfativo se inicia en un jardín vertical, sembrado de jacintos, y concluye en un taller que desgrana la composición del perfume N° 5 y el herbolario con las flores preferidas de Coco Chanel.

La escenografía de esta exposición gratuita es minimalista: tres filas paralelas de vitrinas transparentes y rectangulares que recuerdan el frasco del célebre perfume, creado en 1921 y el más vendido en el mundo, todavía hoy. Cada vitrina te lleva a un juego de correspondencias en el que se descubren las fuentes de inspiración de Mademoiselle Chanel (Señorita Chanel), los acontecimientos que marcaron su vida, sus lugares favoritos y los vínculos personales que tejió con los artistas en su época.

También desgranan sus recuerdos en el orfanato donde creció y los de sus viajes a Italia o su mitología personal, en torno a personajes como Catalina de Médicis, la astrología, objetos y libros llenos de reminiscencias como el incensario o la Biblia. También se exponen a lo largo del recorrido obras de arte, fotografías, películas, archivos y objetos preciosos procedentes de los grandes museos internacionales o de colecciones privadas y en el centro, la artista holandesa Irma Bloom imprime en relieve su visión del mundo de Chanel en una serie de libros blancos.

Todos los grandes artistas de principios del siglo XX están presentes: Cocteau, Picasso, Apollinaire, Stravinsky, Picabia, Modigliani, Tristan Tzara, Man Ray, Dalí, Diaghilev, representantes de la modernidad que eligió y de la abstracción que atraviesa las corrientes artísticas de la época.

Warhol, Marilyn

Y es que "el N° 5 no es un perfume, es un objeto de culto que se basa totalmente en la aventura artística histórica", dice el comisario de la exposición Jean-Louis Froment. Nace en un contexto artístico en ebullición desde la revolución cubista de las Señoritas de Avignon de Picasso en 1907 y el Futurismo italiano en 1908. Cuando Gabrielle Chanel encarga a Ernest Beaux que "componga una mezcla abstracta, única y suntuosa", apostilla: "un perfume inimitable, un perfume de mujer con olor a mujer (...), un perfume artificial, preciso, artificial como un vestido, es decir, fabricado".

Lo compondrá con jazmín, ylang ylang o flor de cananga, iris y otros 80 ingredientes en total, entre los que hay gran cantidad de cuerpos químicos de síntesis, los aldehídos, y "trazas de limón sobre fresas". El N° 5, recuerda la exposición, fue para Coco Chanel una manera de recrear por algo inmaterial sensual la ausencia-presencia del gran amor de su vida desaparecido en 1919 en un accidente de coche, Boy Capel. "Gabrielle Chanel dio una forma a su ausencia de amor. A la muerte de Boy Capel, sublimó su ausencia con un perfume", dice Froment.

Y como Coco Chanel se apega a los símbolos desde la infancia, será el 5, su número fetiche como los cinco dedos de la mano y la quinta propuesta de Ernest Beaux. En cuanto al frasco, se dice que su línea geométrica y su tapón imitan a la célebre plaza Vendôme y que el doble C se inspira en los vitrales de Aubazine y la firma de Caterina de Médicis.

El Nº 5 inspiró a su vez a los artistas, entre ellos a Andy Warhol, según la exposición que muestra su popularidad a través de la publicidad desde la primera en Harper's Bazaar en 1937 a las musas que lo han llevado: Marilyn Monroe, Catherine Deneuve, Carole Bouquet, Nicole Kidman, Audrey Tautou... Hasta Brad Pitt, primer hombre que ha encarnado este perfume. Partes de esta exposición ya han pasado por otros museos, en Moscú, Shanghai, Pekín y Canton.