• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

ParaNorman: los niños de ahora se asustan con poco

ParaNorman | Foto: Cortesía UPI

ParaNorman | Foto: Cortesía UPI

La película sobre un chico que habla con los muertos ratifica que el horror no es ajeno al cine infantil, y hay quien dice hasta que es recomendable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Halloween, algo ya tan venezolano –y tan transcultural– como la hallaca, se celebra este año el próximo miércoles y la tendencia es el horror para toda la familia. La historia de un niño solitario que habla con los muertos y enfrenta una invasión de zombis, ParaNorman, se estrena dos días después en los cines nacionales, y la siguiente semana (viernes 9 de noviembre) llegará el perrito cosido a pedazos de Tim Burton, Frankenweenie, que también cobró vida (aunque en blanco y negro) gracias a la antiquísima técnica de la animación cuadro a cuadro.

Aunque no tienen fecha de estreno en Venezuela, hay otros ejemplos recientes de animación terrorífica como Hotel Transilvania (2012), en la que Adam Sandler presta su voz a un Drácula derivado en empresario turístico, y la española Papá, soy una zombi (2011), sobre una niña gótica que… El título ahorra la descripción.

Hay matices. ParaNorman, que, como todas las películas animadas para niños, en realidad es hecha por adultos (¿inmaduros?), tiene como principal referencia los filmes estadounidenses e italianos de zombis de los años setenta, de directores como George A. Romero. Es del mismo estudio estadounidense, Laika, que produjo otra cinta poco convencional: Coraline (2009). La sensibilidad gótica de Tim Burton siempre ha sido una máscara para la ternura, y ya estuvo implicado en otras cintas presuntamente infantiles en las que rindió homenaje al cine de horror de la primera mitad del siglo XX, como El extraño mundo de Jack (1993) y El cadáver de la novia (2005).

Detrás del humor grueso de ParaNorman (sobre un chico, Norman Babcock, socialmente ridiculizado porque habla con su abuela muerta o se ve atacado por rollos de papel higiénico cuando está sentado en la poceta) se esconde un antiquísimo debate: ¿qué deben ver los niños? Obviamente, un chiquillo contemporáneo está acostumbrado a contenidos inimaginables para sus padres o abuelos. Una de las víctimas de la masacre dentro de un cine en Aurora (Estados Unidos) donde se exhibía la poco algodonosa El caballero de la noche asciende era una niña de 6 años de edad.

Mientras algunos psicólogos infantiles afirman que la exposición al género de horror puede ocasionar pesadillas, obsesiones, pérdida de apetito y consecuencias patológicas a largo plazo, otras miradas son más comprensivas. “Los filmes terroríficos curan a los niños del aburrimiento”, señaló la columnista Mary Choi en la revista Wired. “Los pequeños pueden procesar y autocensurar mucho mejor los contenidos culturales de lo que los adultos pensamos. Los libros y el cine son espacios seguros para afrontar sentimientos inquietantes, y lo último que quiere un niño es que todo tenga una lección moral”, agregó Choi citando a especialistas médicos y artistas consultados. ¿Quién no vio una “película de tener pesadillas” escondido de los papás?

“Asegúrense de estar cerca, como padres, cuando se sientan muy asustados, y permítanles dormir con la lámpara de noche encendida”, concluyó Choi. Para un niño de ahora, quizás eso ni haga falta.

Miedo en 3D

ParaNorman pertenece de manera extrema al siglo XXI: como la británica Piratas (2012), se filmó con cámara 3D y la intervención digital, sobre todo en los rostros de los muñequitos (Norman tuvo 1,5 millones de expresiones faciales), abarató y acortó tiempo de producción a la antiquísima técnica de animación cuadro a cuadro. Pero no hay nada más viejo que asustar a los niños. Ejemplos de “terror suave” abundan: la versión japonesa de Frankenstein (1981), El cristal encantado (1982), Los Gremlins (1984), Los cazafantasmas (1984), Gasparín (1995), Monsters Inc. (2001), La casa de los sustos (2006) o toda la saga Harry Potter.

ParaNorman
Animación. Estados Unidos, 2012
Directores: Sam Fell y Chris Butler
En cines desde el viernes 2 de noviembre
(también en 3D)