• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Papás inolvidables

En 1965, Rafael Briceño interpretó a don Rafael del Junco en El derecho de nacer | Archivo

En 1965, Rafael Briceño interpretó a don Rafael del Junco en El derecho de nacer | Archivo

La televisión venezolana ha mostrado diversas facetas de la figura paternal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El arquetipo del padre representa uno de los principales del inconsciente colectivo, según Carl Jung, quien afirmó que una de las funciones de esta figura es proteger a los hijos del mundo externo, sin importar los medios. 

Y aunque la mayoría de los que aparecen en las telenovelas son los irresponsables que abandonan el hogar, hay algunos que sobresalen por razones que van desde su mal carácter y despotismo, hasta su nobleza y entrega al cuidado de la familia. Los escritores Mónica Montañés, Martin Hahn e Iris Dubs, el periodista Orlando Suárez y el manager Luis Ugueto recuerdan aquellos personajes que hicieron historia en la pantalla chica

El abuelo malvado

En 1965, Rafael Briceño interpretó a don Rafael del Junco en El derecho de nacer . Desde que se enteró de que su hija estaba embarazada quiso asesinar a su nieto, Alberto Limonta ­interpretado por Raúl Amundaray­, quien se convirtió en su médico de cabecera. "Por muchos años se habló de ese personaje. Estuvo mudo casi toda la telenovela, pero sabía lo que pasaba, quién era quién. Cuando habló fue un suceso, se acuñó la frase `don Rafael habló", dice el periodista Orlando Suárez. Su fama llegó incluso a la música. La Billo’s Caracas Boys lo inmortalizó en la guaracha "Ya don Rafael habló".

Un férreo patriarca

José Oliva inmortalizó a Emiro Lizarraga en Las Amazonas . La escritora Mónica Montañés señala que, a pesar de que no era el bueno del cuento, era un verdadero padre. "Amaba a sus hijas de una manera un poco extraña y todo el drama de la telenovela se basaba en que sus hijas tenían que hacer lo que él decía". 

Luis Ugueto, manager de artistas, menciona también el papel de Oliva en El sol sale para todos . "Era la representación del padre de la clase media baja venezolana. Recuerdo mucho ese retrato de la paternidad; él era un padre presente, compañero y alcahueta".

Un amoroso villano

Carlos Villamizar es uno de los nombres que primero se vienen a la mente al hablar de padres en la televisión. Luis Ugueto señala su interpretación de Abraham Paredes en Pura sangre . 

"Representa la figura del patriarca a cargo de la familia. Aunque se puede pensar que era un malvado, amaba a sus hijos y quería protegerlos". El periodista también recuerda la actuación de Villamizar como Plácido Chacón en Cosita rica . "Junto con Mamasanta, papel que estuvo a cargo de Tania Sarabia, hizo una representación muy hermosa de la pareja en la tercera edad, así como de la paternidad amorosa y preocupada".

Padre rolo e’ vivo

En 1987, Guillermo "Fantástico" González dejó de lado su papel de animador para encabezar el elenco de Crecer con papá , una serie infantil que transmitió Venezolana de Televisión. La crianza de tres hijas en medio de situaciones cómicas y aleccionadoras acompañaron las tardes de la generación venezolana que nació en la década de los ochenta. Este personaje lo recuerdan especialmente la escritora de telenovelas Iris Dubs y el periodista Orlando Suárez. "Era una interpretación muy hermosa de un papá viudo, dedicado a sus tres hijas. No se han vuelto a hacer series de ese estilo", dice Luis Ugueto.

El papá del musiquito

Ligia Elena fue un éxito de audiencia e impulsó las carreras de Alba Roversi y Guillermo Dávila. Sin embargo, uno de los personajes que más se recuerdan es el de León Benigno, el papá del musiquito, interpretado por Ramón Hinojosa. 

"Daba un buen ejemplo en un país donde hace tanta falta eso", afirma Mónica Montañés. "Es memorable cómo conversaba con la nevera y le hacía cariño para que abriera. Era un padre solo, para el que los objetos cobraban vida. Transmitía mucho amor", cuenta Iris Dubs. Orlando Suárez menciona un detalle: "Hablaba con el retrato de un policía que habían matado".

Un jerarca del llano

En 1978, Eleazar Meléndez quedó inmortalizado por Carlos Márquez en La fiera . "Fue un personaje muy famoso. Además, esa telenovela se basó en dos grandes patriarcados, el encabezado por Eleazar Meléndez y el de Atilio Zambrano, que era interpretado por Tomás Henríquez. La figura paterna estaba muy marcada dentro de esa historia", recuerda Orlando Suárez. El amor por sus hijos, junto con la expresión "mi catirrucia", quedó por siempre en la memoria de los venezolanos. "Él era arrogante, pero a su vez era como guapachoso. Eso hacía que fuera simpático", dice Martin Hahn