• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Otmaro Ruiz restituirá su cordón umbilical

Adolfo Herrera, Gonzalo Teppa y Otmaro Ruiz | Foto Cortesía Fundamusical Bolívar

Adolfo Herrera, Gonzalo Teppa y Otmaro Ruiz | Foto Cortesía Fundamusical Bolívar

El pianista ofrecerá un recital, acompañado por el contrabajista Gonzalo Teppa y el baterista Adolfo Herrera, en el festival El piano y los períodos de la música que organiza el sistema de orquestas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando habla, Otmaro Ruiz se despoja de todo el elitismo y la presunción que generalmente se le atribuye a los jazzistas. Aprovecha ciertas preguntas para dejar las cosas claras. El pianista lleva consigo, orgulloso, un morral cargado de experiencias musicales que suenan a merengue, salsa, pop, rock y a cuanto ritmo y melodía haya generado con sus dedos. Respeta ese ingrediente inefable que hace al público estremecerse frente a un acorde sencillo. Y revela la intención de que sus conciertos no sean un viaje solitario: prefiere abrir la puerta de su embarcación e invitar al público a subir y conectarse con la narrativa de sus recitales.

"A veces un guitarrista de rock, con una sola nota, puede hacer que un estadio completo se vuelva loco. Hay un factor allí que es difícil de descifrar", decía ayer el músico venezolano, que vive en Los Ángeles (Estados Unidos) desde 1989, en una sala de reuniones ubicada en el quinto piso del Centro de Acción Social por la Música.

Ruiz no había visitado su país en 5 o 6 años, no tiene clara la fecha: "Por varias razones, había cortado el cordón umbilical. Y precisamente una de mis metas es tener más presencia en Venezuela. Eso será más fácil ahora porque construí un estudio propio".

La última vez que pisó la capital ni siquiera existía la flamante sede del sistema de orquestas en Quebrada Honda. Confiesa que, cuando le llegó la invitación del festival El piano y los períodos de la música, jamás imaginó que contaría con un sitio deslumbrante desde el punto de vista estético y acústico como la sala Simón Bolívar.

Allí, frente a los asientos decorados por Carlos Cruz-Diez, ofrecerá un concierto hoy a las 6:00 pm. Serán dos actos: solo, con su piano, improvisará sobre la base de estándares de jazz como "My One and Only" y "Body and Soul", que interpretará "de una manera muy abierta". También abordará algunas de sus composiciones, como "Living Pictures" y "The Simple Life". En ese segmento estará acompañado por Gonzalo Teppa (contrabajo) y Adolfo Herrera (baterista), con quienes ayer realizó un tercer ensayo.

Dijo, mitad en broma mitad en serio, que en su visita más reciente instrumentistas como Teppa y Herrera eran parte de la generación más joven y que ahora hay mucho talento que vale la pena escuchar. También se refirió a la interacción con ellos: "Es uno de los tríos que en menor tiempo ha capturado la idea que se quiere expresar. Generalmente tengo que pasar por un proceso de enseñanza y explicar de dónde vienen los ritmos porque muchos de los músicos con los que toco no están familiarizados con lo latinoamericano".

Recordó al fallecido locutor y melómano Jacques Braunstein, quien solía decir que Ruiz hacía un "jazz cinético". Y, según él, tenía razón porque en su proceso creativo necesita algo visual como punto de partida: "Quizá eso lo tenga de trabajar en el mundo de la publicidad y el cine, pero me acostumbré a que haya un matrimonio entre la imagen y el sonido".

Otmaro Ruiz editó recientemente su sexto álbum, titulado Sojourn, en el que grabó con Carlos del Puerto Jr. (bajo), Jimmy Branly (batería) y Ben Wendel (saxofón). Desea trabajar de nuevo con colegas como Eddy Pérez. Dijo: "Tengo como 25 años que no hacemos una nota juntos".

Tiene tres proyectos concretos en el horizonte: un disco que realizará con su esposa, que es brasileña; un trabajo con su cuarteto, con el que no graba desde 2008; y un álbum de canciones –con letra– para trío y orquesta. Para esa misión contará, entre otros, con Iván Lins: "Una de las razones por la que no he mostrado nunca esos temas es porque no soy buen letrista. Todas provienen de una idea muy específica. El retrato de un momento".

Ruiz, de quien muchos recuerdan su época como pianista de Juan Sebastián Bar, es uno de los más impecables ejecutantes del instrumento padre en la escena del jazz mundial. Ha compartido con luminarias como Arturo Sandoval, Tito Puente, Paquito D' Rivera, John McLaughlin, John Patitucci, Dave Weckl y Vinnie Colaiuta, así como el británico Steve Winwood y sus paisanos Ilan Chester y Soledad Bravo. A cada de uno de ellos los lleva, con alegría, en el mismo CPU. "No hay distinciones en eso: todo lo que uno hace como músico es parte del equipaje de lo que uno es. Todo aprendizaje va para el mismo saco".


Festival El piano y los períodos de la música: Otmaro Ruiz

Hoy, 6:00 pm

Sala Simón Bolívar. Centro de Acción Social por la Música, Quebrada Honda

Entrada libre

Información: www.fundamusical.org.ve