• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Otelo muestra intrigas del pasado y presente

Desde hace casi seis años se pensaba hacer el montaje / WILLIAMS MARRERO

Desde hace casi seis años se pensaba hacer el montaje / WILLIAMS MARRERO

Es una versión del director Javier Moreno con un elenco que encabezan Antonio Delli y William Cuao. Desde hace casi seis años querían hacer el montaje de la historia de traición y ansias de poder escrita por William Shakespeare 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una sociedad violenta, racista y llena de intrigas es la que retrató William Shakespeare en Otelo hace más de 500 años, tiempo en el que no han caducado esos elementos considerados perjudiciales por el dramaturgo en su tragedia pasional que deriva en asesinato.

“Eso te va excitando. ¿Es un ambiente muy violento? Sí. Es muy manipulado por intereses muy bajos. Trata sobre un tipo que quiere poder y entonces mete un chisme, hace pensar cosas que no son. No puedo separar lo que me dice el autor de su época de lo que yo tendría que decir de la mía. Vivo en una ciudad muy violenta. No solo hay crímenes pasionales. También hay corrupción, mucha mentira. Eso es lo que más rescataría de esa visión, que todo es parte de una gran mentira”, señala el director Javier Moreno sobre la versión que hace de la pieza del escritor inglés que se presenta desde ayer en el Centro Cultural BOD.

Ese personaje calculador es interpretado por Antonio Delli. Su nombre es Yago, un alférez que inventa una trama de infidelidad que va carcomiendo el juicio de Otelo (William Cuao), el moro de Venecia que Shakespeare presentó como un hombre honorable en momentos –no tan lejanos– de prejuicios por la procedencia.


Contexto en decadencia. El director diversifica la obra, la interviene. No solo en el escenario, que pareciera parte de un video con pocos recursos de rock industrial, sino con acordes que subrayan mediante boleros como “Acércate más” o notas más pop que recuerdan a los videojuegos de los noventa.  

“Lo que realmente se alteró fue el primer acto. Se convirtió en una comedia italiana que no escribió Shakespeare. En el segundo también se cambiaron algunas cosas. Es jugar con la trama original dentro de otros tiempos”, indica el también dramaturgo.

Es un ambiente en decadencia, donde los objetos no están completos. “Los andamios no están terminados, hay residuos industriales. Me parece que son muy fríos los elementos que están. Es un lugar hostil. Ese contraste me interesaba por lo pasional que es la trama”.

Para Moreno es teatro clásico, que califica de resistencia cultural. “Una opción más ante el avasallamiento del mercado que indica qué debe ser cómico, de risa fácil. Me interesa ver el mundo de varias maneras. Defiendo la diversidad”.

Considera que lo más difícil que ha realizado es esta versión de Otelo. Por los momentos no tiene un proyecto inmediato, aunque le gustaría hacer Antonio y Cleopatra.


Misterios del actor. Delli fue quien hace casi seis años le sugirió al director llevar a cabo la pieza, pero problemas de presupuesto y locación lo impedían.

“Siempre me ha apasionado Yago. Son esos misterios del alma del actor que te hacen sentir atrapado por alguien que es un crápula. Es uno de los grandes villanos de la literatura, un estratega de la maldad, un ser brillante, pero de manera equivocada. Siempre quise saber los motivos para destruir la vida del moro, lo que se esconde detrás de este personaje que se hace pasar por amigo”, detalla el intérprete, quien advierte que las personas más oscuras son aquellas que aparentan lo contrario.

El elenco lo completan Raquel Yánez, como Desdémona; Norma Monasterios, como Emilia-Brabancio; Joan Manuel, como Dux-Cassio; y Francisco Obando, como Rodrigo. El vestuario es de Raquel Ríos, Valentina Herz es la responsable de la escenografía, Mladen Horvat de la musicalización y Francisco Cuervo de la iluminación.


Otelo

Versión y dirección: Javier Moreno

Centro Cultural BOD

Horario: viernes, 7:00 pm; sábado y domingo, 5:30 pm

Entrada: 250 bolívares