• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Oscar Molinari reconstruye el imaginario del hombre

La exhibición permanecerá abierta al público hasta mediados del mes de diciembre | Foto : William Dumont

La exhibición permanecerá abierta al público hasta mediados del mes de diciembre | Foto : William Dumont

El artista reinterpreta con diversas técnicas los grabados de Theodor de Bry. La curadora de la exposición es María Luz Cárdenas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En los cuadros de Oscar Molinari la imagen tiene incisiones. Está descompuesta y vuelta a construir sobre capas y fragmentos como en un ejercicio eterno de redescubrirse. Entonces se vuelve un juego de materiales y técnicas que la trasladan a nuevos estados de significación. 

En los cuadros de Oscar Molinari la imagen surge de un antiguo imaginario, de una idea nebulosa que Europa tuvo del continente americano hace más de cuatro siglos. 

Es un trabajo que parte de la investigación que el artista plástico realizó del repertorio de grabados del belga Theodor de Bry, que al reconfigurarse dio origen a América 1600, la individual del también fotógrafo y cineasta que fue inaugurada recientemente en la Galería Dimaca. Permanecerá abierta al público hasta mediados de diciembre.

“El hombre que hizo estas ilustraciones nunca vino al continente. Elaboró una obra vasta, enorme, como de once tomos llamada América en la que están los textos de Cristóbal Colón, de Hernán Cortés y de todos los que vinieron y escribieron sobre lo que veían. Es una cuestión totalmente imaginaria, pero esa fue la película que vio Europa durante 150 años más, hasta que empezaron a llegar los pintores naturalistas”, indica Molinari.

Esto le llamó la atención. Y comenzó a rondarle la idea hace más de 15 años, cuando vivía en Nueva York. Detuvo el trabajo por un tiempo, cuando se dedicó a la fotografía con la Polaroid, y lo retomó recientemente. A un lienzo creado con los clasificados de The New York Times se le fueron añadiendo elementos: el dibujo, luego el oro, los alfileres y las transparencias. 

Así las piezas, en pequeña y gran escala, están elaboradas a partir del collage, óleo, acrílico, inyección de tinta sobre acetato y fotografía digital. Con ello retrata historias de amazonas, batallas navales, el mito del Dorado y la Reina Virgen. “Es un gran desahogo hacer esta exposición, se acaba un ciclo. Es triste porque muere un proceso, pero la vida empieza de nuevo. Adónde voy ahora es lo que importa”, agrega quien es considerado pionero en la introducción de los nuevos medios a las artes plásticas. 

La curaduría de América 1600 estuvo a cargo de la investigadora María Luz Cárdenas. Afirma que Molinari es un “redentor de la imagen”, que la persigue, la interroga y se apropia de ella. Escribe en el texto del catálogo: “Su obra es compleja y activa múltiples asociaciones que tienen el punto de partida en el arsenal de la historia del arte y la cultura. De la mirada brota un discurso inquietante y perturbador que transgredí los órdenes tradicionales y genera una especie de imagen-texto (…) Su perspectiva nos conduce a entender que la memoria y el imaginario son procesos siempre a punto de recomenzar”.