• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Óscar Jaenada: Quienes me criticaron son incultos cinematográficamente

El actor no quiso tener talón de Aquiles en su interpretación de Mario Moreno | Foto Cortesía

El actor no quiso tener talón de Aquiles en su interpretación de Mario Moreno | Foto Cortesía

La cinta Cantinflas, dirigida por Sebastián del Amo, fue elegida en México para participar en el proceso de selección de las cinco nominadas al Oscar como Mejor Película Extranjera 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Óscar Jaenada lo subestimaron. Apenas se supo que fue el escogido para interpretar a Mario Moreno “Cantinflas” en la película sobre el comediante mexicano, las críticas cayeron sobre él como un deslave.

No podía ser que un español fuera el responsable de encarnar no solo a uno de los íconos del cine de México, sino de América Latina; ese actor que personificó la idiosincrasia de una región, de una clase social y su época. 

“Entiendo que haya ocurrido, específicamente en ciertos sectores incultos cinematográficamente”, indica el intérprete, que reafirma su idea con ejemplos como el del británico Daniel Day-Lewis, que ganó el Oscar el año pasado por su interpretación de Abraham Lincoln. “Todos los actores carecemos de nacionalidad. Nos debemos a nuestros personajes”, agrega.

Cantinflas, de Sebastián del Amo, se estrenará el viernes en Venezuela, país donde el protagonista de cintas como El padrecito y Si yo fuera diputado tiene dolientes. No son pocas las personas para los que el comediante es una referencia, una conciencia colectiva de la sociedad, sus fallas y vicios.

La trama se basa en sus humildes comienzos hasta su paso por Hollywood como protagonista de La vuelta al mundo en ochenta días, por la que ganó un Globo de Oro. El largometraje representará a México en la selección de las cinco nominadas al Oscar como Mejor Película Extranjera.

“Mi preocupación no estaba en interpretar a un mexicano, sino a un cineasta, actor, guionista... Ahí estaba la presión, en hablar de nuestro medio, de las lágrimas que hay detrás de la sonrisa”, afirma el barcelonés.

Fue lo más estricto posible consigo mismo, eran dos los retos: interpretar al actor y al personaje. No quiso tener talón de Aquiles. Buscó a un foniatra para tener una dicción acorde, pausada. “Me pareció importante que me ayudara con la respiración. El español habla más rápido que el mexicano debido a la diferencia de altitud”, señala.

También se reunió con uno de los imitadores de Cantinflas. “Quería ver cómo la gente lo recordaba y cómo yo lo asimilaba”, menciona. Para el baile buscó a una profesora que conoció al mexicano. Quería agilidad en pies y rodillas para el danzón y otros ritmos que el comediante usaba para subrayar sus ademanes. Asimismo, acudió a Mario Moreno Ivanova, hijo del actor, para escuchar anécdotas.

A Jaenada, de 39 años de edad, le pareció más duro de encarnar el actor. “Mario Moreno utilizó a Cantinflas para ocultarse”, afirma en referencia a las pocas similitudes que había entre la personalidad del intérprete y su personaje.

Ante las críticas. Si no fue fácil el antes, el después no ha sido menos compasivo. Las críticas se dividen entre beligerantes y apologistas. Algunas señalan que el largometraje no profundiza en el lado negativo del actor fallecido en 1993. Jaenada está al tanto de esos comentarios. “Me hubiera gustado tener siete horas para contar. Sin embargo, no creo que haya una parte de su vida que no esté. Tal vez no tanto como a uno le gustaría, pero está lo necesario”, afirma.

Hay otras que cuestionan que no sea un retrato fiel de la realidad. Con respecto a ese punto, Luis Reséndiz, en Letras Libres, asegura: “La infidelidad histórica en una biopic no es un defecto, sino una característica común del género”.

Si bien hay medios que consideran a Jaenada como un mal imitador, Jack Rico escribió en la versión latina de Variety que fue acertada la elección del español. “Desde su parecido físico, sus gestos, hasta su forma de hablar, logra convertirse en Cantinflas delante de nuestros ojos y es fascinante verlo”. Sin embargo, el crítico asegura que el largometraje no logra crar un vínculo emocional.



El actor catalán que interpretó a un ícono andaluz
No es la primera vez que el actor barcelonés Oscar Jaenada interpreta un biopic. En el año 2006 ganó el Premio Goya al Mejor Actor Principal por su interpretación del cantaor andaluz José Monge Cruz, conocido como Camarón de la Isla, en la película de Jaime Chávarri.

Le ganó a Manuel Alexandre (Elsa & Fred), Eduard Fernández (El método) y Juan José Ballesta (7 vírgenes).

La elección del catalán como protagonista tampoco estuvo exenta de predisposición, pero el resultado fue satisfactorio. No solo logró emular el acento, sino la transformación física del músico, fallecido a los 41 años de edad por cáncer de pulmón, la misma enfermedad que sufrió Mario Moreno.

El reto parecía cuesta arriba, especialmente porque no sabía mucho del artista. Apenas conocía su música. “Vi muchas imágenes de archivo de él, conocí y conviví prácticamente con su familia, aprendí todo lo que podía. Las hijas de Paco de Lucía me llevaron una vez a su casa para enseñarme videos privados que tenían de él”, contó hace nueve años a El Cultural. No llegó a cantar. En el rodaje hacía playback.

Otro papel que le ha valido buenas críticas es el que tuvo en Noviembre, por el que fue nominado al Goya en 2004 en el renglón de Mejor Actor Revelación. En el filme hizo de un joven apasionado con el teatro que buscaba involucrar al espectador en el guion, que se adentrara en la trama, con el objetivo de subvertir la tradición y hacer el arte más libre y participativo. También encarnó a un oficial español en Piratas del Caribe: navegando aguas misteriosas. Jaenada afirma que son muchas las propuestas que ha recibido por su participación en Cantinflas, pero prefiere no adelantar.