• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Nuno Gomes: “Siento que el país me está botando, pero no me rindo”

“Si te quedas calladito, trabajando como hormiga, las cosas llegan”, dice Nuno Gomes / Henry Delgado

“Si te quedas calladito, trabajando como hormiga, las cosas llegan”, dice Nuno Gomes / Henry Delgado

El realizador de los más recientes videoclips de Chino y Nacho aspira a incursionar en el cine dentro de dos años. También ha trabajado con Víctor Drija, Sanluis, Omar Acedo y Jonathan Molly, entre otros artistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nuno Gomes habla muy rápido. La energía que no genera el Guri la produce él cuando se expresa. Tiene ansiedad de contar toda una vida en menos de cinco minutos, lo mismo que hace en sus videos musicales.

Crear y creer se escriben igual cuando se conjugan en primera persona: creo. Él lo ha sabido desde que era niño, cuando sus juguetes protagonizaban videos caseros. Creaba historias y creía en ellas.

Con una filmadora que le regalaron en Navidad (en vez del Nintendo que pidió) comenzó a transitar el mundo de la dirección audiovisual sin saberlo. Sus creaciones pasaron de verlas en la sala de su casa a las pantallas de todo el mundo. Casi 380 millones de visitas tiene el videoclip de Me voy enamorando que hizo para Chino y Nacho, dúo que repitió con el creador en Andas en mi cabeza, su proyecto más ambicioso hasta la fecha.

“La gente me manda las locuras que ha hecho luego de ver el video. Hubo un pana que se fue hasta Maiquetía con un grupo de amigos para pedirle matrimonio a su novia que se iba del país”, cuenta emocionado Gomes, quien también ha trabajado con figuras como Victor Drija, Anais Vivas, Lasso, Jonathan Molly, Treo, Gustavo Elis, Sanluis y Omar Acedo.

Empezó su carrera a los 19 años como pasante en la productora Demoor Movie. Luego de trabajar en todos los departamentos de la empresa decidió crear la suya: Compostela Films & Art.
Al iniciar un proyecto, lo primero que le pide al artista es que confíe en él y que le dé un tope presupuestario para saber qué tanto puede volar su imaginación. “Me lleva semana y media desarrollar una historia. Ofrezco una idea muy loca y otra más modesta. Gracias a Dios hasta la fecha apuestan por la primera”.

Evita los clichés televisivos de los yates, mujeres en bikini, discotecas y los carros lujosos. “Podemos ir más allá. Las canciones tienen un mensaje implícito que puede quedar al descubierto en pantalla. Tenemos una ventana que muy pocos tienen. Podemos ayudar a inspirar personas y a levantarle el ánimo a todo un país”.

Una vez que inicia el rodaje procura que todo su equipo esté involucrado. “No soy de los que se sientan frente al monitor a gritar acción y corte. Hay quienes creen que el director que más alza la voz en el set es el que más poder tiene y no es así. Si hay un buen clima de amistad la gente trabaja el doble de bien sin darse cuenta”.

Afirma que las locaciones se han reducido por la inseguridad: “Cada proyecto es riesgoso porque sales a la calle y no sabes si regresas. Es más difícil alquilar una quinta por la paranoia de los robos”.

Trata de que los íconos de las principales ciudades del país aparezcan en los videos. “Pero muchos son complejos gerenciados por el gobierno y por alguna u otra razón no se logra. Fue el caso de la Flor de Venezuela que quisimos incluir en Andas en mi cabeza. Hay cosas que quiero mostrar, pero no puedo por motivos ajenos a mi voluntad. Es algo que se ha repetido en mi carrera”.

Por el video de Me voy enamorando recibió el llamado de atención de un funcionario. "Empezaron a decir que era una metáfora de la muerte de Chávez. Que el niño que se rapaba la cabeza era Venezuela. Una cosa absurda. Al final aceptaron que no tenía sentido”.

Se le ha hecho difícil lidiar con la crítica de quienes han dicho que esa historia es un plagio de Bajo la misma estrella. “¿Toda trama que trate de cáncer es un plagio? Me afectan las críticas destructivas porque es un trabajo que hice con amor. Hay gente que lo destroza solo por figurar. Toda la vida he recibido golpes”. 

Homosexual, intenso, niño rico son las etiquetas que le han colocado sus detractores. “Algunos me ven como el catirito de ojos claros que siempre ha tenido todo fácil. Tengo mi empresa, pero no porque papi y mami me la pagaron sino porque estoy echándole bolas desde hace años. No busco hacerme millonario con esto, soy feliz con una cámara”.

Gomes quiere dirigir videos de Guaco, Caramelos de Cianuro, Daddy Yankee, Shakira, Ricky Martin y muchos otros. “Si te quedas calladito, trabajando como hormiga, las cosas llegan”.

El creador de 28 años de edad quisiera debutar en el cine dentro de 2 años con un guion que está escribiendo desde 2009. “Hay quienes me dicen que lo haga ahora, que estoy en mi momento. Pero debo prepararme. Esto no es una carrera de 100 metros planos, es un maratón”.

Ve su futuro en Venezuela, a pesar de que 45 de sus empleados han emigrado en menos de un año. “Yo soy de los que cree que debemos quedarnos a recoger los bloques que están en el piso. A veces siento que el país me está botando, pero no me rindo”.

El Dato

Casi 380 millones de visitas tiene el videoclip de Me voy enamorando que hizo para Chino y Nacho