• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Desde Nueva York, Raquel Abend publica en Venezuela y Colombia

En el poemario Lengua mundana lo erótico femenino se codifica a partir de la expresión violenta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A los 24 años de edad, Raquel Abend van Dalen tiene dos libros publicados: el poemario editado en Colombia Lengua mundana y la novela Andor, de la colección Voces Iniciales de Bid & Co.

Trabajó en ambos títulos casi a la vez, pero la comunicadora social egresada de la Universidad Monteávila señala que entre las dos obras hay diferencias, aunque el motivo del cuerpo las atraviese por igual: “En el poemario me expongo en esa voz cruda. Está la exploración del cuerpo, su entrega y su batalla. Y en Andor el protagonista está dispuesto a acabar con su cuerpo en el primer párrafo del primer capítulo. Es un hombre que no quiere vivir más pero que, después de intentar matarse, no deja de existir y tiene que lidiar con eso”.

Aunque la autora se resista a clasificar la novela de ciencia ficción, es ese el género que percibirá el lector desde las primeras páginas de Andor, en la que se narra la llegada del espíritu de un hombre al limbo que titula el libro, mientras su cuerpo permanece en coma, luego de haber intentado suicidarse. “Quería escribir una historia sobre alguien atrapado entre la vida y la muerte, pero no como algo trágico sino como algo patéticamente cómico. Imaginé la historia como si la estuviera viendo en pantalla”, dice la caraqueña residenciada en Nueva York mientras termina un máster en Escritura Creativa.

No sólo por ser un poemario el libro publicado por el sello bogotano Común Presencia propone un registro completamente distinto del cuerpo, al convertir la materialidad de la mujer en objeto sexual. “Tú no me hundiste lo suficiente/ no hiciste de mí/ un revoltijo de carne, costilla y pellejo”, escribe en Lengua mundana, en el que el deseo femenino toma la forma de la procacidad y lo erótico se convierte en una explosión.

A pesar de la intimidad que le permite la voz poética, Abend no la prefiere a la narrativa. “Tener el espacio para crear historias y personajes a los que doy carácter propio y que, eventualmente, hacen de las suyas: es lo que le da sentido a mi vida”, asegura la escritora cuyo poemario Antigua al tiempo ganó el tercer Premio Universitario de Literatura, en 2009: “La ficción me aleja de la realidad y la poesía me acerca, en esta no tengo más remedio que afrontarme a mí misma”.