• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Notas musicales antes que vocales: la Orquesta Preinfantil del Sistema

La Orquesta Preinfantil se presentará por primera vez como ensamble

La Orquesta Preinfantil se presentará por primera vez como ensamble

Con un programa que incluye el “Himno a la alegría”, “Venezuela” y “Te Deum”, cuatro niños de entre 4 y 8 años debutarán como directores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La sala de ensayos de la sede de la Sinfónica Nacional Infantil ayer se quedó pequeña. En ella se reunieron 250 niños de 5 núcleos, de entre 4 y 10 años de edad, para practicar como orquesta preinfantil, una novedad del Programa de Nuevos Integrantes del Sistema dirigida por Leonardo Méndez. 

Además de sus edades, todos tienen en común que aprendieron primero a leer un pentagrama que libros de texto. Las notas musicales llegaron a sus vidas antes que las vocales. Hay, incluso, una percusionista de 2 años de edad. 

Los ensayos se realizaron durante varios meses en las sedes de Caricuao, Montalbán, Baruta, La Hoyada y Guarenas. Es la primera vez que estos pequeños músicos se conocen, comparten y tocan como ensamble. 

Dos partes componen el programa que presentarán el fin de semana en el Centro de Acción Social por la Música, en Quebrada Honda. La primera, una obra de teatro musicalizada por la orquesta al ritmo de “María Moñitos”, “Arroz con leche”, y “Los chimichimitos”. 

Los actores son niños que tienen entre 1 y 3 años de edad, junto con sus papás, pertenecientes al Taller de Nuevos Integrantes. Sorprende a muchos ver cómo los bebés no se inmutan ante la presencia de tanta gente ni ante el sonido de los instrumentos. Los directores serán sus profesores, quienes los corrigen con paciencia.

Hay docentes de los cinco núcleos desperdigados por todo el salón. Vigilan a los músicos y corrigen sus posturas. Los ayudan a afinar sus instrumentos. Los percusionistas más chicos son escoltados por sus profesores. Pero, a pesar de la seriedad que les exigen y que ellos generosamente ofrecen, les queda tiempo para comportarse como niños: bromean, zapatean cada vez que les piden aplausos y cantan con todas sus fuerzas.

Llega el momento de practicar la segunda parte, esta vez solo a cargo de niños. Entre Isaac David Medina, de 4 años de edad; María José Medina, de 7 años; Rafael Sebastián Lam y José David Véliz, de 8 años, pudiera encontrarse el sucesor de Gustavo Dudamel. Ellos dirigirán, entre otras piezas, “Te Deum” y “Venezuela”. Es su debut al frente de una orquesta. 

“Yo quiero ser como Dudamel”, dice Véliz. Lam lo interrumpe y asegura que él también, pero que sobre todas las cosas quiere viajar por el mundo. “Y llegar a California porque allí viven mis primos y mi abuela”, añade al tiempo que intenta ocultar los vacíos que han dejado los dientes de leche. Ambos coinciden en que, además de tocar el cello, lo que más les gusta es dirigir. 

La maestra Teresa Hernández enseña la nueva asignatura de dirección infantil. “Si un niño quiere dirigir, ¿por qué no darle la oportunidad? Buscamos la manera de brindarles las herramientas necesarias. No ocurre con frecuencia que alguien tan pequeño quiera ser director con tanta convicción. ‘En el Sistema los niños juegan seriamente a ser grandes directores’, ese es nuestro lema”, expresa Hernández, quien antes del ensayo corrige los tiempos de Lam. 

Ya no hay entradas para los conciertos del fin de semana. Leonardo Méndez afirma que el plan es organizar una gira metropolitana para que el público pueda conocer a quienes son no solo el presente sino el futuro del sistema de orquestas.