• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Nochebuena de aventuras repetidas

Un duende en Navidad habla de la amistad y la colaboración

Un duende en Navidad habla de la amistad y la colaboración

En Navidad, muchos grupos ofrecen a los más pequeños historias pobladas de duendes y Santas. Para algunos teatreros, la escena presenta contadas obras ingeniosas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pasaron los años del Teatro Infantil Nacional, de Caravana, de Thalía, de Monigotes y de otros tantos. Es el tiempo de otras agrupaciones y de directores que crean proyectos independientes. Lo que parece mantenerse incólume al cambio es la escena infantil, que continúa presentando las mismas aventuras a los más pequeños.

En la época navideña, cuando las piezas infantiles se visten de rojo y verde, varios teatreros cuestionan ­como en el resto del año­ la calidad de los montajes, de las propuestas dramáticas y de los mensajes que se transmiten.

Al revisar la cartelera, los duendes y las versiones de Santa abarrotan los títulos, cuyas historias vuelven una y otra vez ­con ligeras diferencias­ sobre los mismos argumentos. "Puedes tener una obra infantil de mucho éxito, pero cuando llega el 15 de noviembre si el nombre no dice `Navidad’ el público no va. Me parece que hay escasez de creación propia. Me preocupa que mucha gente improvisada inventa espectáculos en lugares inhóspitos. No tienen dramaturgia ni calidad actoral ni rigurosidad, porque saben que por ser Navidad tendrán público. Se maltrata el hecho teatral", expresa Basilio Álvarez, director de Skena.

La temática

Por lo general, las piezas de la temporada ­que cierra el domingo, hasta la segunda quincena de enero­ muestran historias en las que un personaje quiere sabotear la entrega de regalos mientras que otros evitan que arruine la fecha, como si el Grinch fuera el único referente navideño que manejan quienes escriben las obras infantiles. "Los montajes ahora van más allá de los clásicos. La gente trata de hacer cosas adaptadas a la velocidad de los niños actuales. Nathalia, Martín y yo hemos intentado tratarlos como adultos, no como amiguitos a los que nos ganamos con cosas fáciles. Manejamos el humor agresivo para que entiendan. Es la nueva tendencia: el Shreck", afirma Fernando Martínez, que integra el trío denominado Los Hermanos Mart, que tiene en cartelera La Navidad de Lucy.

Clásicos como El Cascanueces ­cuyas funciones se agotaron velozmente­ y Canción de Navidad parecen, sin embargo, gozar de un público eterno. Ago Teatro llevó a las tablas la novela de Charles Dickens. "Es una obra que nos reúne y convierte en equipo. La idea es mantener el mensaje esencial: la reconsideración de nuestras vidas, sobre todo en un momento en que no hay reconciliación por ningún lado. Con las ganancias de Canción de Navidad llevamos arte a más de 500 niños de las comunidades", cuenta Virginia Aponte, directora de la agrupación.

Armando Carías, que dirigió los grupos TIN y El Chichón, dice que la actualidad no es suficiente y la mira de manera crítica: "Buena parte de las piezas recurren a una fórmula de éxito, son montajes que apuntan básicamente a lo comercial. No siento una intención real de presentar obras que estimulen los valores navideños que tienen que ver con la unión familiar".

Cambios visuales

La esce- nografía, la iluminación y los atractivos visuales de las piezas son elementos importantes para entretener a los niños. Pero deben estar acompañados por un texto inteligente. Últimamente, se observan obras que se apoyan en los recursos de la tecnología y formatos sencillos que pueden ser proyectados desde la pantalla de una computadora. "Uno intenta adaptarse a la economía. Es más sencillo utilizar un video beam que construir cuatro escenografías. Los clásicos con grandes puestas en escena van a desaparecer. No sólo implican costos muy elevados, sino que además no hay espacios dónde presentarlos", señala Martínez.