• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Nicholas Brody puede morir en cualquier momento

Damian Lewis/ AP

Damian Lewis/ AP

El intérprete puso como condición que su personaje no fuera un extremista violento por convertirse al Islam

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Damian Lewis llegó el pasado domingo al Teatro Nokia como un novato, con un par de margaritas o incluso un whisky, sin pasarse, para quitar los nervios de su primera candidatura al Emmy por su trabajo en Homeland, cuya segunda temporada estrena FX el 21 de octubre.

"He tenido otras candidaturas a los Globos de Oro, pero es mi primera a los Emmy, así que no espero nada. Voy a divertirme", expresó horas antes de ganar la estatuilla por su retrato del soldado Nicholas Brody, héroe de guerra desaparecido en Irak y convertido en el terrorista que más ha fascinado a la audiencia estadounidense.

Porque además de su Emmy (uno de los 6 que recibió la serie), Homeland tuvo una media de 4,4 millones de espectadores semanales en la primera temporada. "Y esa presión la notas en la sala de los guionistas", señaló con humor a su paso por Los Ángeles el fin de semana de descanso y festejos antes de rodar los últimos episodios de la segunda temporada de la serie más comentada del año, esa que cuenta con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, entre sus seguidores. "Digamos que se acabó el anonimato de la primera temporada, lo mismo que la incertidumbre. Y tras el éxito vienen los problemas. Lo bueno es que esta vez el público recibirá más por su dinero.

Una película cada semana", añadió el británico de 41 años de edad.

Inspirada en la serie israelí Prisioners of War, la segunda temporada de Homeland da un salto de seis meses en el tiempo y ambienta la mayor parte de sus dos primeros episodios en Beirut (rodados en Tel Aviv). Brody verá cómo se acelera su carrera política a posible candidato a la Vicepresidencia mientras continúa su lucha entre sus ideales y los del líder terrorista Abu Nazir (Navid Negahban). "También continuará su baile a lo Casablanca con Carrie", adelanta en referencia a la también ganadora del Emmy, Claire Danes, en el personaje de la ahora ex agente de la CIA con problemas de bipolaridad, su némesis y a la vez la persona que mejor le entiende y ama. Un escenario peculiar para un personaje como Brody, que iba a morir al final de la primera temporada. "Y lo bueno es que Nicholas Brody puede morir en cualquier momento.

Esto es un thriller. Pero de momento le he vendido mi alma a Showtime, como si quisieran hacer una secuela que se llame The Brody Bunch", bromeó en referencia al canal por suscripción detrás de la serie.

Hombre de teatro y conocido por el gran público gracias a su papel en Band of Brothers, Lewis sólo le encuentra un problema a su situación actual y son los largos meses que pasa lejos de su familia, la también actriz británica Helen McCrory y sus dos hijos, Manon y Gulliver, de 5 y 4 años de edad respectivamente. El rodaje en Carolina del Sur unido al mundo de conspiraciones y misterio de la serie sólo lo lleva a la introspección, lo que para él es aburrido. Ahora al menos tiene con quién hablar de la diatriba de ser actor y padre, debido al embarazo de Danes. "Danesy, como la llamo, es increíble, pero esta temporada veremos a Carrie cada vez más detrás de una mesa de despacho. Eso cuando no utilice una doble de barriga", adelantó.

En este ambiente de camaradería no falta un momento de reflexión sobre las tensiones políticas en la zona y la preocupación de que el realismo de la serie hiera sensibilidades. "Eso me gusta de Homeland. Que nadie tiene miedo a tratar los temas de actualidad.

Mi única condición fue que no quería que mi personaje fuera un extremista violento por el hecho de convertirse al Islam. Me hubiera parecido irresponsable".