• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Neodanza crea en la instantaneidad

Neodanza

Neodanza

La compañía utiliza la improvisación para presentar Proyecto de furor/ ánimos en 1000, que explora los impulsos del ser que generan hechos escénicos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ser y estar es rendir culto al movimiento y al sonido que se produce en un cuerpo cuando se comunica con otro. Allí el instante y la eternidad pueden suceder al mismo tiempo. Ese proceso es objeto de investigación para la agrupación Neodanza, cuya intención es alcanzar la esencia del ser a través del abandono de la racionalidad.

Con la aplicación de técnicas de soltura e improvisación, la compañía, que cuenta 26 años de trabajo artístico, ha logrado construir lo que llaman hechos escénicos. Desde mañana y durante el fin de semana presentarán dos de ellos en la sala Anna Julia Rojas de Unearte: Proyecto de furor/ ánimos en 1000 y Coffee Break. El proceso de creación de las coreografías es de los bailarines Inés Rojas y Carlos Penso.

“Siempre buscamos postulados corporales desprejuiciados. Elaboramos a partir de impulsos ideológicos, que son imágenes que nos formamos y que no transmitimos de forma literal; se escapan del cuerpo a partir del movimiento auténtico. Es lo espontáneo, lo natural. La realidad que cada uno vive le va a afectar y despertará su necesidad de comunicarse”, explica Rojas, que también es la directora artística del grupo de danza.

Proyecto de furor/ ánimos en 1000 es un espectáculo que se trabaja a través de la nueva danza sobre el espacio que se ha creado para el control de la vida. A lo largo de su historia y durante el proceso de formación de las sociedades –continúa Rojas–, el hombre ha sentido la necesidad de aislarse para medirse y conocer sus fuerzas y limitaciones. Eso ha generado sentimientos de rivalidades, encierros y obediencia que explotan en un escenario delimitado por un cuadrado.

La música experimental, el ruido y la distorsión –editados por Penso–, junto con luces que se encienden y apagan, dominan la escena en Coffee Break, pieza que Neodanza presentó el año pasado. Es muy demandante a nivel físico, pues los bailarines experimentan con las extremidades y las emociones que se van generando en el momento. Como dentro de una casa, los cuerpos se contorsionan, se bambolean frenéticos entre la violencia y la calma. Tras ellos, se proyectan videos que muestran imágenes de grama y de celdas que acompañan el ambiente. “Son miradas firmes-cuerpos flojos y cuerpos fuertes-miradas débiles. Es el encuentro que va de lo trivial a lo extraordinario. A partir del movimiento auténtico tenemos visualizada la imagen que queremos desarrollar”, agrega la directora.

Las piezas, que son protagonizadas por Arais Batlle, Carla Orive, Irina Rodríguez, Ariana Melean y Reinaldo Guédez, están construidas a partir de un discurso cuyo principio es la libertad creativa en la que, indica Rojas, los bailarines participan como cocreadores: “Es siempre un laboratorio de investigación y experimentación que responde a nuestra necesidad de expresar las emociones que surgen de conceptos que cada quien va aportando. Tratamos de romper con los postulados tradicionales de la danza contemporánea en la búsqueda de nuevas dimensiones de la existencia humana y la comunicación. Lo que se genera en cada ensayo y presentación siempre serán hechos distintos”.

Proyecto de furor/ ánimos en 1000
Sala Anna Julia Rojas, Unearte, plaza Morelos
Funciones: viernes y sábado, 7:00 pm; domingo, 5:00 pm
Entrada libre