• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Nelson Rivera describe a Pedro León Zapata como poliédrico y transgeneracional

Pedro León Zapata

Zapata es, para Rivera, el epítome del intelectual venezolano

El autor considera que la mente del humorista es una de las más privilegiadas de la actualidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un diálogo entre Pedro León Zapata y Nelson Rivera es la excusa para la publicación más reciente del sello Los Libros de El Nacional: Por amor propio.

El título, que se presentará la semana que viene, se adentra en la intimidad del caricaturista nacido en 1929 y demuestra por qué la vigencia de su obra es imperecedera. Si antes de la entrevista los múltiples galardones que ha recibido y su amor por Venezuela daban a Rivera sobradas razones para interesarse por el humorista, que a diario construye su leyenda desde las páginas de opinión del diario El Nacional, después su vocación inquebrantable por las letras terminó de confirmarle que estaba en presencia de un personaje central del país. Para el director de Papel Literario, Zapata tiene el don de la multiplicidad y es poliédrico, y por eso lamenta que el libro –que originalmente fue idea de Maite Espinaza– no haya sido más extenso: así podría conocer mejor, mucho mejor, a quien admira.

–¿De qué manera describe Zapata a una generación de intelectuales venezolanos?

–Zapata es transgeneracional. Al contrario de otros de su generación, ha sabido mantener su vigencia a lo largo del tiempo. Es, posiblemente, el intelectual venezolano que mejor lo ha hecho. Es absolutamente contemporáneo, porque tiene una consciencia de lo anacrónico, de lo obsoleto, del paso del tiempo, y eso está en todas sus reflexiones y pensamientos y en su actitud como pintor y como humorista. Ha sabido pensar más allá de lo evidente en todos los oficios que ha llevado a cabo. Zapata es un hombre inconforme que no se limita a ejercer la pintura, la caricatura o el periodismo, sino que su curiosidad lo ha llevado más lejos y se ha montado sobre la realidad.

–¿Qué fue lo más difícil de realizar esta entrevista?

–Llegué a casa de Zapata con un plan en la cabeza, pero rápidamente entendí que no se iba a poder cumplir: yo tenía que adaptarme a su maravillosa conversación. Hace pensar en muchas cosas distintas al mismo tiempo, pero llama particularmente la atención su conciencia sobre las palabras; ha demostrado ser capaz de pensar el mundo con sus palabras exactas, y esa es su gran riqueza. Es un gran pensador, y en su vida cotidiana da permanente demostración de ello.

–¿Qué descubrió en la conversación personal?

–Hasta ahora lo hemos reconocido como un gran artista y humorista. Pero detrás de todo eso está una de las cabezas más privilegiadas de este siglo, con una capacidad única para articular y proyectar su pensamiento. A medida que conversa y expone sus ideas, traza el camino por el cual van a venir las próximas preguntas de quien lo entrevista. Después de hablar con Zapata supe que en su generación hay intelectuales tremendamente meritorios a los que ignoramos, mientras que a otros los entrevistamos en exceso, incluso hasta la banalidad.

–¿Qué le deben los humoristas contemporáneos, y los artistas en general, a Zapata?

–El intelectual que Occidente inventa no ha tenido en Venezuela una encarnación más profunda, duradera e influyente que Zapata.

Presentación de Por amor propio
Autor: Nelson Rivera
Palabras a cargo de Ildemaro Torres
Martes 23 de octubre, 7:00 pm
Sede de El Nacional, avenida Principal de Los Cortijos de Lourdes con tercera transversal
Entrada libre