• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Natalie Portman, una mujer completa

La actriz, Natalie Portman / REUTERS

La actriz, Natalie Portman / REUTERS

Defensora del medio ambiente, militante vegetariana, madre de Aleph y ganadora de un Óscar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Fue una Lolita fatal, a los 13 años, en aquella inolvidable película de Luc Besson, El perfecto asesino. Natalie Portman creció, a la par de su madurez biológica, también como profesional y como belleza de la pantalla. Su talento actoral desembocó en un merecidísimo Óscar por su labor en El cisne negro, el filme de Darren Aronofsky, y significó una confirmación que puso a Hollywood a sus pies. Sin embargo, ella mantiene los zapatos bien pegados al piso. "Considero que probablemente soy la crítica más dura de mi propio trabajo, aun sin ser una loca perfeccionista. Pero también siento que el éxito y los logros vienen con la experiencia en sí misma y no con los premios. Obviamente que los premios son lindos, pero antes está la experiencia de hacer películas -dice la actriz, nacida en Jerusalén hace 31 años, que prefiere no afirmar que este fue el papel de su vida. No sé, espero que haya más por venir. Pero cuando haces un papel en una película masiva, la gente te indentifica con él".

Mientras trabaja en dos proyectos con el director Terrence Malick (uno sin nombre, el otro titulado Knight of Cups, ambos previstos para el 2013), es la cara de la fragancia Miss Dior y disfruta de su matrimonio con el coreógrafo y bailarín francés Benjamin Millepied, con quien tuvo al pequeño Aleph. Lógicamente las prioridades dieron un vuelco total en su vida. Y también el cuidado de su belleza, aunque ello no implicó dejarlo de lado por su flamante maternidad. "¡Todo requiere un poco más de simpleza ahora! Debe ser más rápido porque tengo mucho menos tiempo para todo -reconoce. Y quiero asegurarme de que todo lo que uso no contenga productos químicos, porque sabes que tus hijos terminan comiendo lo que sea que tengan tus manos o tu piel. Y el esmalte de uñas es todo un tema también, porque puede ser muy tóxico".

Cuenta que durante el embarazo se frotaba en la panza aceite de semilla de calabaza, y que el mejor consejo de belleza que le dieron en su vida fue que no se depilara las cejas. "En los años 90, todas las lucían muy finas y alguien me dijo durante una sesión de fotos: ¡No dejes que toquen tus cejas!".

Portman es casi una activista del vegetarianismo y del medio ambiente: "Puedo decirte claramente la diferencia de mi piel según lo que coma. Obviamente, más agua tomas, más hidratada lucirá tu piel. Y a veces corto con los lácteos, y cuando lo hago, mi piel luce mucho mejor. En casa hacemos compost. Nuestro jardín es todo natural, sin fertilizantes ni químicos. Tenemos vegetales, árboles frutales y hierbas. Conducimos un auto híbrido y somos vegetarianos. Una vez que tienes un hijo, te planteas que quieres que el planeta sobreviva y vuelva a ser saludable".

¿Cómo es un día en su vida? "Me lo paso jugando o cantando o cambiando pañales. Hago comida, nos encanta cocinar arroz, pasta, vegetales y porotos. En la noche tengo reuniones o llamadas para mi productora o leo guiones. Luego, más juegos con el bebé o voy a la piscina".

La música es uno de sus pasatiempos predilectos. Últimamente ha estado escuchando a Mozart y Beethoven, y vieja música soul, como Stevie Wonder, Otis Redding y Aretha Franklin. "También me gusta cantar", dice.

Y anticipa lo que le gustaría hacer algún día en el cine. "Estoy muy interesada en el movimiento feminista de los 70. Es algo de lo que me encantaría aprender más. No fue hace mucho tiempo, pero muchas mujeres, aun las más comprometidas políticamente, no saben sobre el tema tanto como deberían".