• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Nacho: "El pueblo ya no le tiene miedo a las amenazas"

Miguel Ignacio "Nacho" Mendoza | Foto: Captura

Miguel Ignacio "Nacho" Mendoza | Foto: Captura

Directora del Saime dio instrucciones de que no le entregaran la cédula al cantante porque es "escuálido"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miguel Ignacio Mendoza Donatti es venezolano. Así constaba en la cédula de identidad que extravió antes de las elecciones parlamentarias. Su gentilicio no se reduce a una cartulina plastificada, pero era necesario que la presentara para sufragar.

El mismo 6 de diciembre Nacho viajó desde Canadá hasta Venezuela para participar en los comicios. Llegó a Maiquetía en la madrugada y, antes de partir a su centro electoral en Maracaibo, pasó por la sede del Saime que está ubicada en el centro de Caracas, lugar en el que había un operativo especial de cedulación.

Allí lo esperaba su amiga Katherine Fernández, empleada de la institución. A las 8:30 am la cédula de identidad del cantante ya estaba plastificada. Pero había un problema. Los encargados no le podían entregar el documento porque la supervisora, Moreily Andreína Piñeiro, consideraba a Nacho “escuálido” y abiertamente en contra del proceso revolucionario”. La funcionaria seguía las órdenes de la directora del ente, Anabel Jiménez.

La amiga de Nacho trató de mediar ante el abuso de poder de las autoridades del Saime y ahora está en riesgo su empleo. Después de un mes, el músico informó a través de su cuenta de Instagram lo sucedido. No quiso decir nada antes porque Katherine Fernández se lo había pedido por su seguridad laboral. Sin embargo, decidió hablar porque Jhonny Bolívar, supervisor de su amiga, le suspendió el sueldo desde diciembre.

Dijo que recibe diariamente humillaciones con el fin de lograr su renuncia y que no la terminan de botar por “respeto” a la inamovilidad laboral. Si su situación no hubiese sufrido cambios, quizás nadie se entera del inconveniente. Pero tomaron medidas injustas en su contra por darle el derecho de identificación no a Nacho, sino a un ciudadano venezolano más”, contó el intérprete por Whatsapp.

El artista quiere que su llamado de atención llegue a los seguidores del oficialismo. “Espero que caigan las vendas de los ojos de quienes solo repiten lo que escuchan y protegen con su vida un régimen autoritario no inclusivo”.  “Que el mundo se entere de las injusticias que viven diariamente los venezolanos, que no haya miedo de decir la verdad. Hay que rescatar la libertad de denuncia, respetar al trabajador por su eficiencia y no por su preferencia política; que los séquitos del gobierno acepten las irregularidades recurrentes en los organismos públicos, pues es la única manera de corregir las fallas, y que quienes hayan vivido lo mismo salgan del anonimato”.

A Nacho no le interesa tomar represalias contra las autoridades del Saime. “No busco la destitución de nadie, sino que la persona que está a cargo sepa que no está ahí para hacer lo que le da la gana porque es una empleada pública y que el pueblo ya no le tiene miedo a las amenazas”.