• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Música y cine coinciden en el declive de su alcance

Referencial

Referencial

El Centro Nacional del Disco no cumplió con los objetivos trazados en 2014. En la Cinemateca Nacional no funciona el escáner para preservación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cuatrista Cheo Hurtado expresó el año pasado su preocupación por la dependencia de las importaciones para mantener los instrumentos musicales. Muchos músicos requieren, por ejemplo, cuerdas para guitarra y cuatro que se compran en Estados Unidos. “Cuando Fidel Barbarito era ministro de Cultura, hubo una reunión para impulsar medidas que facilitaran el uso del cedro y la caoba, esenciales para el cuatro. Suele ser decomisado por las autoridades cuando los artesanos consiguen. Sin embargo, no se avanzó en esa materia. Se necesitan los permisos”, afirmó el artista a El Nacional en febrero de 2015. 
Si bien la memoria y cuenta del Ministerio de Cultura indica que el año pasado se realizaron varios talleres de formación de luthiers, el documento detalla también que se aprobó un proyecto para adquisición de materias primas (cuerdas, clavijas, pinturas, pinceles, hilos, plata, bronce, entre otros) para instrumentos musicales y artesanía con cargo al Fondo Chino, por un monto de 1,5 millones de dólares. Se asignó a la Fundación Red de Arte como ente ejecutor, que realizó los procedimientos administrativos correspondientes. Pero al momento de presentar el informe de gestión se esperaba la exoneración de impuestos por concepto de nacionalización y la asignación de los recursos para servicios aduanales y de transporte portuario.
Las cifras del Centro Nacional del Disco presentan incongruencias: en la introducción del texto afirma que editaron 124 álbumes y en la página 117 habla de 115, entre los que se encuentran A través del tiempo de Colina y El llano en tu mirada, un tributo a Hugo Chávez. 
Se hicieron, además, 56.563 copias y se distribuyeron 109.033 ejemplares, tanto de reciente producción como de años anteriores. El organismo no cumplió con las metas propuestas en 2015, cuando se trazaron el objetivo de 130 títulos, la reproducción de 800.000 discos y la distribución de 600.000. Hace 2 años la institución presentó a la Asamblea Nacional las siguientes cifras: 108 títulos discográficos, 183.681 copias y 181.864 ejemplares distribuidos. 
La Compañía Nacional de Música invirtió 61,2 millones de bolívares en 53 presentaciones, 82 menos que en 2014. 
Entre los proyectos realizados menciona Venezuela y el Mundo Unidos por la Música, del que no da detalles. Solo especifica que se aprobaron 84,7 millones de bolívares, de lo cual ya han ejecutado 81% en 21% de avance. 
Félix Allueva, presidente de la Fundación Nuevas Bandas, considera como único logro positivo la realización de la Feria Internacional de la Música de Venezuela a finales de 2015. “El resto se ha caracterizado por el sectarismo, una visión folklórica de la música, desconocimiento, poco profesionalismo y continuos intentos fallidos. Hay que concebir al sector musical como industria. De esta manera se convierte en una palanca para el autofinanciamiento”, indica el también gestor cultural, que menciona como ejemplos Ladosis, Arepa Music y Audioplay.
 
Menos celuloide. En la memoria y cuenta 2015, la Cinemateca Nacional destaca como logros 103 actividades de formación y la exhibición de 6.160 obras audiovisuales en salas regionales e itinerantes, con la asistencia de 36.665 usuarios.
Sin embargo, la institución señala como uno de sus principales obstáculos “el retraso en la asignación de divisas para comprar el software de instalación del escáner, equipo fundamental para completar el proceso de restauración de películas”. En el medio cinematográfico venezolano una de las preocupaciones es la preservación del archivo fílmico venezolano. 
El Centro Nacional Autónomo de Cinematografía informa sobre 32 obras cinematográficas en un año en el que, si bien aumentaron los ingresos en taquilla a 167,25 millones de bolívares, disminuyó el número de espectadores de 4,41 millones en 2014 a 1,06 millones. 
José Ernesto Martínez, presidente encargado de la Asociación Venezolana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales, indica que entre las razones que el gremio ha dado para esta situación están la inseguridad y la inflación. 
“Ahora la gente va menos al cines por los precios. También hay que tomar en cuenta que en 2014 hubo filmes como Papita, maní, tostón, Pelo malo y Libertador. La preservación de las películas es un tema urgente. Las condiciones de la Cinemateca Nacional no son las idóneas. El escáner que tienen no está funcionando”, advierte el productor que también forma parte de la mesa técnica de distribución y exhibición del CNAC.