• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Museos celebraron su día con un candado en sus rejas y abandono de sus piezas

Museo de Bellas Artes

Museo de Bellas Artes

Los centros de arte conmemoraron el Día Internacional de los Museos con un recorte eléctrico que afecta la preservación de las obras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las luces apagadas y las rejas cerradas componen el cuadro de abandono al arte que se observa en las pinacotecas nacionales. El gobierno celebró ayer el Día Internacional de los Museos permitiéndoles abrir cinco días esta semana, en lugar de los tres que trabajan desde abril. De miércoles a viernes un candado es lo único expuesto en la entrada de todos los centros adscritos a la Fundación Museos Nacionales por las medidas de racionamiento eléctrico. 

Para todos los entes el horario es de 10:00 am a 5:00 pm, martes, sábados y domingos. Los lunes son de mantenimiento. Los otros días solo asiste personal de limpieza y seguridad.  “Sí viene gente, pero no mucha”, asegura una empleada de limpieza que recoge las hojas secas en la fachada del Museo de Bellas Artes. En palabras de Edgar González, presidente de la Fundación Museos Nacionales, “la asistencia es estándar entre semana” y ha aumentado 25% los sábados y domingos. Sin embargo, no precisa números.

La mayor afluencia es de grupos académicos, que ya no pueden disfrutar una tarde visitando las bibliotecas o recorriendo una exposición. En La Rinconada, un guardia explica el cierre del Museo Alejandro Otero a estudiantes de octavo grado: “No está abierto hoy, solo hay un evento privado sobre la libertad”. Funcionarios con franelas rojas entran y salen del lugar. Hay racionamiento, pero no para actos proselitistas. 

En las escaleras principales del Museo de Ciencias, dos perros dormidos dan la bienvenida a quienes preguntan por las exposiciones. Hay dos novedades: las salas de nanotecnología y la habitación de las aves, que expone por primera vez al águila arpía del Parque del Este. Ambas permanecen apagadas y tres salas cerradas. 

“No te puedo dejar pasar porque no vas a poder ver nada y eso que las exposiciones están finas”, asegura el jefe de seguridad de uno de los primeros museos del país.

González indica que “los aires acondicionados de las instituciones y las bóvedas no pueden dejar de funcionar porque se deben mantener todas las obras resguardadas dentro de los estándares internacionales de humedad relativa, punto de rocío, temperatura e iluminación”. Pero tanto computadoras como luces y climatizadores están apagados, pese a la posibilidad de deterioro de los animales disecados y de las obras que se encuentran en las pinacotecas. 

Fuentes del Museo de Ciencias afirman que las piezas se preservan gracias a grupos conservacionistas de la UCV que llevan sus equipos. 

Sergio Antillano, ex presidente de la Fundación Museo de Ciencias, dice que las colecciones requieren mecanismos de conservación distintos que van más allá del control de la temperatura y la humedad, como materiales especiales que incluyen desde alcoholes hasta productos de fumigación. Señala que el museo no tiene recursos, personal capacitado, ni autonomía que les permita hacer alianzas y proteger con eficacia los bienes. 

En la Galería de Arte Nacional los guardias señalan que allí “no hay casi obras”. Reverón llena de luz al Panteón Nacional y César Rengifo. Imagen, pensamiento y acción no reciben muchas visitas.
En el Museo de Bellas Artes sucede algo similar. Solo 8 de las 18 salas están abiertas. Una supervisora indica que no es posible que la prensa ingrese. El polvo invade los pasillos en los que se observan leyendas como epitafios de piezas que ya no están. 

En el Museo de la Estampa y del Diseño Carlos Cruz-Diez y el Museo de Arte Contemporáneo nadie atiende las preguntas de los visitantes. Mientras tanto, la Fundación Museos Nacionales se ha propuesto desarrollar un plan de registro de obras nacionales. González desconoce hasta cuándo se extenderá la medida de racionamiento de energía que afecta las pinacotecas que albergan el patrimonio artístico del país.

María Luz Cárdenas, ex directora del Museo de Bellas Artes, manifiesta que "el principal problema es que no hay un plan para estas instituciones, no hay apoyo ni presupuestos. Las salas están abandonadas al deterioro, es muy triste celebrar así el Día Internacional de los Museos”.