• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mujeres persiguen una felicidad escurridiza

Jhonatan Zak y Gonzalo Córdoba | Foto: Samuel Hurtado

Jhonatan Zak y Gonzalo Córdoba | Foto: Samuel Hurtado

La obra, escrita y dirigida por Claudio Tolcachir, ofrece escenas de una familia cuyos miembros debaten sobre sus vidas y anhelos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La familia y la sociedad, vistas con la lupa de la cotidianidad y el amor profundo, son los temas que se trabajan en El viento en un violín, obra que la compañía argentina Timbre 4 trae a la decimoctava edición del FITC. Las funciones comenzarán esta noche en el Teatro de Chacao y continuarán hasta el jueves.

Es la tercera pieza escrita por el director de la compañía, el actor Claudio Tolcachir. Las otras dos son La omisión de la familia Coleman y El tercer cuerpo, obra esta última que presentó en la pasada edición del festival caraqueño.

Protagonizado por Araceli Dvoskin, Miriam Odorico, Inda Lavalle, Lautaro Perotti, Paula Ransenberg y Gonzalo Ruiz, El viento en un violín fue estrenado en el Festival de Otoño de París en noviembre de 2010. La puesta en escena rompe con toda pared posible y presenta situaciones simultáneas que hablan de la vida y la búsqueda interminable de la felicidad.

Las escenas muestran a los miembros de una familia integrada por mujeres que anhelan con desespero concebir un niño, otras que ya los tienen y quieren asegurarles la estabilidad y a unos hijos desorientados que persiguen un lugar en la sociedad. El amor es la emoción que atraviesa todas las acciones, es el que todo lo permite y todo lo perdona.

“Es una obra universal. Habla de la solidaridad y la miseria. El público siempre se identifica. En Sarajevo y Holanda nos preguntaban si la habíamos escrito inspirados en la gente de allá. Lo que sucede es que está basada en los sentimientos más básicos del ser humano”, afirmó Jonathan Zake, productor del montaje, durante la rueda de prensa ofrecida ayer.

Gonzalo Córdoba Estévez, escenógrafo de la pieza, agregó que los localismos de los diálogos se adaptan a cada idiosincrasia y los elementos del montaje, a pesar de ser siempre los mismos, se adquieren en el país donde se presenten para adoptar la identidad del lugar y hacerlo así más cercano. “En estas funciones verán, por ejemplo, una cama venezolana”. 

 

El viento en un violín

Teatro de Chacao, avenida Tamanaco, El Rosal

Funciones: hoy, mañana y jueves, 8:00 pm

Entrada: 250 bolívares

Venta: en las taquillas del teatro y a través de www.ticketmundo.com