• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mónica Spear, reflejo de un drama nacional

El momento de la coronación en el Miss Venezuela | AFP / Archivo

El momento de la coronación en el Miss Venezuela | AFP / Archivo

La Miss Venezuela 2004 y actriz, asesinada a los 29 años de edad, deja una corta pero exitosa carrera marcada por personajes como Graciela de Mi prima Ciela 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sonriente, tímida, seductora, pícara, madre, esposa y amiga. Reina de belleza, actriz y embajadora de nobles causas. La mujer perfecta, la Ciela, la diva, la torpe, la retraída. Mónica Spear fue en la vida real un poco de todo lo anterior, más una pizca de los personajes que interpretó. Le gustaba jugar a ser otra, a estar en la piel de una extraña y sentirla como propia, incluso cuando las cámaras estuvieran apagadas.

A pesar de que tenía una breve carrera en la televisión, los papeles que encarnó fueron contundentes y le permitieron ascender en corto tiempo. Para muchos, una de las mejores intérpretes de su generación. “Creo que mi carrera ha sido iluminada. Aún me falta muchísimo, apenas empiezo a subir, hay muchas cosas que quiero hacer y yo solo me entrego a Dios”, aseguró en junio del año pasado la actriz con una humildad que pocas tienen al alcanzar la fama.

Por esta trayectoria en ascenso, por todos esos papeles que faltaron por interpretar y por la cruenta manera que el lunes unos asesinos le arrebataron su vida y la de su compañero, Henry Thomas Berry, el país amaneció ayer conmocionado, de luto, después de conocer el crimen de la actriz. La lloran a ella, a su esposo y a su hija Maya, una niña que quedó huérfana a los cinco años de edad; a una nación que está en manos de la inseguridad.

Como una manera de rendirle homenaje, las redes sociales —las mismas que ella utilizó a menudo para compartir con sus seguidores— se inundaron con cientos de imágenes de la intérprete marabina de 29 años de edad. La intención era recordarla de manera bonita, como siempre fue su objetivo: “El propósito de esta vida es ser feliz con lo que uno tiene, con lo que uno hace y con lo que uno es”, declaró hace un lustro a El Nacional.

Spear —que cumpliría en 2014 una década de ser coronada como Miss Venezuela— estudió Arte Dramático en Florida, Estados Unidos, e inició su carrera actoral hace ocho años en RCTV cuando participó en el remake de El desprecio. El canal también le dio su primera oportunidad como protagonista de Mi prima Ciela, el último dramático que transmitió la televisora en señal abierta.

En la producción hizo dupla con Manuel "Coco" Sosa —con quien formó una de las parejas preferidas de los televidentes—, quien la acompañó en su siguiente reto: Calle Luna, calle Sol, que emitió RCTV Internacional.

Un año más tarde encarnó otro de los grandes papeles de su carrera: Micaela Gómez, una mujer que padecía síndrome de Asperger, en La mujer perfecta de Venevisión.

Al finalizar el dramático dio el salto internacional con el apoyo de Telemundo, cadena con la que grabó Flor salvaje y Pasión prohibida, que terminó de grabar a mediados del año pasado.

En la espera de su próximo proyecto, Spear decidió pasar más tiempo en el país para compartir con su hija. Así, sin saberlo, los últimos meses de vida los disfrutó como quería: con amigos, familiares y como una viajera y amante de la Venezuela que la vio nacer, y a la que siempre quiso volver.


El gremio habla

El presidente del Movimiento Venezolano de Artistas y comisionado del Movimiento por la Paz y la Vida, Roberto Mesutti, pidió no politizar el asesinato de Mónica Spear. Por otra parte, Belén Marrero, Mari Montes, Carlota Sosa, Mimí Lazo y Amanda Gutiérrez convocaron hoy a una concentración, a las 11:00 am, en la plaza Alfredo Sadel en rechazo a los asesinatos de la actriz y de su esposo.