• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mónica Spear, despedida como una reina

El hermano menor de la actriz, Ricardo Spear, y el actor Manuel “Coko” Sosa cargaron el féretro | Foto OMAR VÉLIZ

El hermano menor de la actriz, Ricardo Spear, y el actor Manuel “Coko” Sosa cargaron el féretro | Foto OMAR VÉLIZ

Los familiares de la actriz y de su exesposo recibieron innumerables muestras de afecto durante el funeral. Los seguidores de la Miss Venezuela 2004 aplaudieron y le lanzaron vítores cuando sacaron los féretros de la capilla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La despedida forzosa, el adiós que nunca quiso ser pronunciado, llegó ayer inevitablemente para los familiares, amigos, fanáticos y compañeros de trabajo de la actriz Mónica Spear y de su exesposo, Thomas Henry Berry. Después de día y medio de un conmovedor velorio, sus cuerpos fueron sepultados bajo el sol del mediodía en el Cementerio del Este.

“¡Viva, Mónica!” y “¡Adios, mi Ciela” fueron algunos de los vítores que gritaron los espectadores cuando sacaron los féretros de la Funeraria Monumental de La Guairita. Algunos le lanzaron rosas y sacaron sus cámaras o celulares para inmortalizar el momento. Tampoco faltaron los aplausos. El hermano menor de la intérprete, Ricardo Spear, y su pareja en la ficción, Manuel “Coko” Sosa —que llegó al lugar custodiado por tres guardaespaldas— fueron dos de las personas que cargaron el ataúd de la Miss Venezuela 2004.   

Los padres de Spear recibieron el pésame de los fanáticos de su hija. La madre de la actriz, visiblemente conmocionada, dejó que su esposo se encargara de hablar por la familia. Él tomó las flores que le daban a su paso y hasta se detuvo un rato, durante la procesión que se formó para ir a la parcela del cementerio, para escuchar a un dúo de música cristiana que espontáneamente quiso ambientar la ceremonia.

El público le manifestó preocupación por el destino de su nieta, pero horas antes él declaró a los medios que no se devolvería a Estados Unidos sin ella. Dijo que la niña está con unos primos de la familia materna y que se quedará en Venezuela el tiempo que sea necesario hasta que las autoridades le den todos los permisos. “Tiene la bala en la pierna, pero no será extraída por los momentos según los médicos que la atendieron”, agregó sobre su estado de salud.

También se dirigió al asesino que cegó la vida de la intérprete: “Destrozaste mi corazón y el de mi familia. ¿Perdonarlo? Aún es muy pronto, pero no soy persona que albergue rencor”.

Ivette Domínguez, Norkys Batista, Mariángel Ruiz, Carlos Cruz, Amanda Gutiérrez, Nacarid Escalona, Laureano Márquez, José Simón Escalona y Simón Pestana fueron algunas de las figuras del medio que se acercaron a la funeraria para darle el último adiós a la actriz. También lo hicieron los miembros de Asodeco, fundación que procura mejorar la vida de las personas con discapacidad, que lloraron la pérdida de su madrina. Sabrina Seara, una de las mejores amigas de Spear, no pudo evitar las lágrimas cuando un coro cristiano interpretó varios temas en la capilla.

Durante la mañana se celebraron dos oficios: uno privado y luego otro abierto al público. Debido a la asistencia masiva la familia solicitó que se extendiera durante dos horas el acceso a las visitas en la capilla para que no quedara nadie sin ver a la fallecida artista.

La seguridad de la funeraria —que aseguró que nunca había visto algo parecido— tuvo que reforzar la logística e incluso sortear algunos inconvenientes con personas que de manera irrespetuosa grababan videos de la familia o querían tomar fotos de los cuerpos mientras estaban frente a los ataúdes.

Ricardo Spear, de 20 años de edad, fungió de representante de la familia. Estrechó manos y dio abrazos a quien se le acercó. Recordó que hace unos días, mientras buscaba información legal, encontró el diario de su hermana: “¡Me dio tanta alegría leer sus metas para 2014! Ella escribió el 28 de diciembre que lo que quería era ser bondad, alegría y luz donde quiera que estuviera. Solo les pido que apoyen a las asociaciones que ella respaldaba, que den mucho amor y que se limite la venta de las armas. Hagamos algo por este país”, concluyó. 

Las demostraciones de solidaridad no solo se han visto en el país, también en el extranjero. Chelsea Cooley, concursante de Estados Unidos con la que Spear compartió durante el Miss Universo 2005, creó una fundación para recabar fondos para la educación de la hija de la actriz. Donald Trump, presidente del concurso internacional, se hizo eco de la noticia y expresó a través de Twitter que su muerte era devastadora. “Una mujer espectacular, la extrañaremos”. Un sentimiento compartido por Venezuela y por el mundo entero.