• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mo Yan, el premio Nobel 2012, se pasea entre la magia y el realismo

Mo Yan | Foto: Reuters

Mo Yan | Foto: Reuters

La obra del autor nacido en 1955 es comparada con la del escritor colombiano Gabriel García Márquez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 1986 un poeta chino se quejaba de la “obsesión infantil” que tenía el estamento político de su país con ganar el Premio Nobel de Literatura, que para la fecha correspondió al nigeriano Wole Soyinka. Hace dos años ese autor asiático, el siempre polémico Liu Xiaobo, ganó un Premio Nobel, pero de la Paz, lo que puso la mirada del mundo sobre su encarcelación por sus llamados a la democratización del régimen. Por supuesto, el galardón no fue celebrado por la República Popular China.
Mo Yan, un escritor famoso en su país natal, conocido en Inglaterra y poco traducido al castellano, fue honrado ayer con el Premio Nobel de Literatura. La prensa, los círculos culturales y los mandatarios de China celebran “el primer Nobel de Literatura chino”, aunque Yan sea realmente el segundo: en 2000 lo obtuvo Gao Xingjian, autor nacionalizado francés. A pesar de que entonces Yan defendió públicamente a su compatriota, al premio Nobel 2012 todavía lo acusan de nunca tomar una posición frontal contra el régimen.
“Los escritores debemos expresar críticas e indignación frente al lado oscuro de la sociedad y la fealdad de la naturaleza humana, pero no usamos una expresión uniforme: algunos gritan en las calles. Y debemos a tolerar quienes se esconden en sus cuartos y usan la literatura para expresar sus opiniones”, dijo en la Feria del Libro de Frankfurt de 2009, cuando muchos colegas criticaron su visita después de que Pekín prohibió a otros autores asistir.

Silencio y censura. La aceptación de Mo Yan, seudónimo de Guan Moye, por las autoridades de su país se debe a que se declara apolítico y sabe torear la férrea censura china. Su nom de plume, Mo Yan, significa “No hables”, y era lo que le decían sus padres cuando era niño para que no se metiera en problemas con la policía política.
El escritor nacido en la provincia de Shandong el 17 de febrero de 1955 es mejor conocido por la novela Sorgo rojo, publicada en su país en 1986 y en español por el sello El Aleph en 2009. El cineasta Zhang Yimou llevó al celuloide la saga familiar, en la que el mito y la memoria de los campesinos son la materia prima de anécdotas sobre la época de la ocupación japonesa. La cinta, que fue su ópera prima, ganó el Oso de Oro de la Berlinale en 1988.
Sólo Grandes pechos, anchas caderas –de 1996 y publicada en castellano en 2007 por la Editorial Kailas– fue brevemente censurada por el régimen debido al duro retrato que hace de la China contemporánea, pero en cuanto pudo comprarse se convirtió en un bestseller.

Realismo y magia. A la obra de Yan, por su frecuente personificación de animales y cosas, se le compara con el realismo mágico. De hecho, el fallo de la Academia Sueca destaca su “alucinatorio realismo que mezcla leyendas, historia y situaciones contemporáneas”. Académicos en Estados Unidos e Inglaterra lo ponen al lado de Gabriel García Márquez, aunque el autor chino ha dicho en varias entrevistas que leyó por primera vez tanto al escritor colombiano como a William Faulkner –con quien muchos estadounidenses también lo identifican, por su realismo descarnado– años después de publicar su primera novela.
La crítica anglosajona asegura que Yan tiene mucho que ofrecer. La revista literaria Granta de septiembre –cuando el escritor estuvo en la Feria del Libro de Londres– se detiene sobre sus elaborados personajes femeninos, que mueven las acciones en sus libros. La estadounidense The New Yorker y el suplemento cultural del diario The Guardian coinciden en que su obra permite entender el peso de la historia y de la naturaleza hostil sobre la cultura china contemporánea y la cruda vida en su país.

Lo Dijo:
John Updike
(escritor estadounidense, 1932-2009)
“Incluso el lector occidental, insensible a los finos puntos del conflicto que pusieron a Mao en el poder, debe notar que en Sorgo rojo los programas del Partido Comunista se reproducen para causar risa y los personajes más admirables son los hermanos Sima, que se asocian al viejo y burgués régimen y la Armada Nacionalista”.

Ai Weiwei
(artista plástico chino, 1957)
“Mo Yan es parte del sistema. Darle este premio a un autor como éste es un insulto a la humanidad y a la literatura. Es una vergüenza para el comité haber hecho esta elección que no concuerda con la calidad de otras obras de literatura que han merecido el galardón”.

Xiaolu Guo
Directora de cine y novelista china
“Sus escritos están profundamente enraizados con el suelo y con el contexto histórico de los agricultores. Estoy feliz de que ganara, porque este premio permitirá una comprensión más profunda de la esencia real de la literatura china, más allá de los clichés superficiales y los reportes económicos”.