• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Míster Venezuela busca algo más que un cuerpo perfecto

Catorce jóvenes se disputarán la bufanda el 28 de mayo en el estudio 1 de Venevisión. Saben que el certamen es una oportunidad para entrar en el medio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Catorce jóvenes con sueños, profesiones y estilos variados compiten por un objetivo común: ganar la bufanda de Míster Venezuela 2016. El concurso se celebrará de nuevo en el estudio 1 de Venevisión el 28 de mayo, con la conducción de Kerly Ruiz y Fanny Ottati. Con este evento se estrena formalmente la temporada de la belleza.

Más allá de los estereotipos asociados a los certámenes de belleza, los aspirantes buscan demostrar que son más que un cuerpo trabajado en el gimnasio. 

Luis Segovia, Gustavo Acevedo, Walfred Crespo, Jesús Paul Briceño, Libio La Rovere, Ignacio Milles, Renzo La Posta, Jean Pierre Harp, Miguel Ferrieri, Jordan Méndez, Andrés Báez, Raúl Ramírez, Renato Barabino y José Trujillo esperan titularse como Míster Venezuela 2016 y convertirse en el sucesor de Gabriel Correa.

A pesar de las diferencias, todos coinciden en una cosa: participar en el concurso es una oportunidad para debutar en el medio, aunque algunos de ellos ya tienen parte del camino recorrido. Y es que desde la edición pasada Míster Venezuela se convirtió en una cantera y muchos de los concursantes –hayan figurado o no en el cuadro final– han pasado a formar parte del talento artístico de Venevisión.

Todos han tratado de mostrar sus aptitudes para entrar en la lista de los favoritos. Jordan Méndez, por ejemplo, aprovechó su experiencia en la actuación y el modelaje para destacar en la sesión de fotos oficiales del Míster Venezuela. Escupir fuego ante el lente de Sergio Di Francesco lo ha convertido en uno de los preferidos.
Otros candidatos que hicieron gala de sus intereses personales en la sesión de fotos también han llamado la atención. Raúl Ramírez, que viene del estado Táchira, vistió un uniforme de beisbolista en honor del deporte que lo apasiona. Su compañero Jean Pierre Harp usó su habilidad en las artes marciales.

Paul Briceño, estudiante de Medicina, señala que sus pasiones no son contradictorias:  “La vanidad no va conmigo. Ser médico y estar en el medio artístico para mí sería una responsabilidad, una oportunidad de ayudar".  

Al igual que él, Libio La Rovere, estudiante de Nutrición, no solo busca entrar en la televisión, sino dar apoyo en el proceso. Tiene, incluso, una fundación que lleva su nombre y ha usado sus conocimientos para obtener el mejor cuerpo para el concurso.

Las arepas, hamburguesas, patacones, chivo en coco y otros platos han sido sustituidos por una dieta estricta para destacar en la competencia.
Para Renato Barabino, el menor del grupo con 18 años de edad, el sacrificio ha valido la pena.