• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Magic Mike XXL activa más hormonas que neuronas

La película también tendrá una adaptación como musical de Broadway | FOTO ARCHIVO

La película también tendrá una adaptación como musical de Broadway | FOTO ARCHIVO

El filme dirigido por Gregory Jacobs cuenta la historia de un grupo de strippers que viaja a una convención, en la que demostrará sus atributos para el baile. Ha recaudado 66 millones de dólares en Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La trama de Magic Mike XXL es tan plana como el abdomen de sus protagonistas. Hombres con cuerpos definidos y mujeres que les rinden culto. No hay nada más que buscar en la secuela producida por Channing Tatum, quien se inspiró en su experiencia personal como stripper.

“Luego de la original, uno de mis mayores arrepentimientos fue no explorar quiénes son en verdad estos tipos, gente de los bajos fondos de una ciudad, de la vida real”, declaró Tatum al diario colombiano El Tiempo. Con esta segunda entrega el actor buscaba mostrar el corazón de los protagonistas, pero la piel es lo único visible durante los 115 minutos que dura la película. Según la crítica de Los Angeles Times, “la historia es tan simple como la cuerda más fina”.

Mike tiene tres años retirado de los clubes nocturnos. Su vida ahora es más pausada. Se dedica a fabricar muebles con diseños personalizados. Mientras atiende a un cliente recibe una llamada de sus viejos compañeros, quienes lo invitan a participar en una convención de “animadores masculinos”.

Pero Mike se niega a retomar sus viejas andanzas. Mientras está en su taller empieza a sonar “Pony” de Ginuwine, tema con el que el bailarín solía hacer delirar a las mujeres. Entre listones de madera, taladros y sierras eléctricas, realiza una coreografía con la que se confirma a sí mismo que sigue en forma.

Reconsidera la idea de ir a la convención y emprende el viaje con sus compañeros: Ken (Matt Bomer), un seguidor del feng shui que tratará de mantener las malas energías alejadas del grupo; Tito (Adam Rodríguez), el puertorriqueño con más actividad sexual; Tarzán (Kevin Nash), un fisicoculturista sexagenario; y Big Dick Richie (Joe Manganiello), el hombre que a los 35 años no ha podido tener relaciones sexuales porque las mujeres se niegan a estar con él por las grandes dimensiones de su pene.

El toque femenino lo coloca Jada Pinkett Smith, quien interpreta a Roma, la dueña de un club nocturno. Es la presentadora de los strippers durante el festival en el que muestran sus dotes por separado.

Dallas (Matthew McConaughey) no aparece en este filme, pero es mencionado en reiteradas oportunidades. Los productores prescindieron del intérprete luego de haber ganado el Oscar como Mejor Actor en Dallas Buyers Club (2013), pues su contratación sería la más costosa de todo el elenco.

Es una película en la que el baile importa más que las actuaciones. Las coreografías, que estuvieron a cargo de Alison Faulk, desafían la gravedad y no se reducen a la rutina del policía o bombero erótico.

Los movimientos de los esculturales cuerpos refuerzan el propósito de la película: la admiración del cuerpo del hombre por parte de mujeres desinhibidas.

“No es nada divertido, no puedes comer nada, no paras de hacer ejercicio, es un fastidio”, dijo Tatum a El Tiempo a propósito de su preparación física para el filme que también tendrá una adaptación como musical de Broadway.

La secuela contó con un presupuesto de 14 millones de dólares, el doble que la película original. Desde su estreno, el 1° de julio, ha recaudado 66 millones de dólares en Estados Unidos.

Magic Mike XXL
Estreno: mañana
Cinex y Cines Unidos