• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Miguel Bosé: Miguel y Bosé no se soportan porque este es un demente

Miguel Bosé, cantante español | EFE

Miguel Bosé, cantante español | EFE

El cantante prepara su nuevo disco de estudio con temas originales, el primero tras "Cardio" (2010), que debería aparecer en 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miguel Bosé recibe este mes uno de los premios más importante de su vida en el plano musical, el "Person of the Year 2013" que concede la Academia Latina de la Grabación, un galardón a la "marca Bosé y también a Miguel", dos realidades -artística y humana- que conviven enfrentadas en su cuerpo.

"Miguel y Bosé no se pueden soportar, porque este es un demente sin reglas", ha reconocido hoy a Efe el cantante en una entrevista celebrada en Madrid, a pocos días de su viaje a Las Vegas (EE UU) como gran protagonista de una doble velada.

Allí recibirá el 20 de noviembre en una gala especial el homenaje de colegas de primera línea como Alejandro Sanz, Juanes y Laura Pausini, un día antes de la celebración de los Premios Grammy Latinos 2013, en los que Bosé compite por la mejor canción del año y el mejor disco, "Papitwo" (2012).

Con este álbum redondeó 35 años de carrera desde el lanzamiento de "Linda" (1977), un recorrido que la Academia Latina de la Grabación ha querido ensalzar con este importante premio tanto por su labor filantrópica -en favor de causas como la lucha contra la pobreza y el sida- como por su valor musical.

"Yo me levanto conmigo todas las mañanas y no encuentro nada excepcional", declara con modestia esa parte de sí mismo que él llama "Miguel" a secas y que "no da titulares", el hogareño, el cocinillas, el que solo piensa en su huerto y sus perros, el que "busca la tranquilidad y es capaz de darle la razón a cualquiera con tal de no discutir".

Por contraposición, "Bosé se levanta por las mañanas y se cree tan inmortal como las ideas que se le ocurren, fácilmente se tira al vacío, no se sabe hacia dónde puede llegar si se le sueltan las riendas, es un huracán", añade.

"Bosé necesita a Miguel como centro de gravedad y Miguel sabe que necesita a Bosé para financiarle la vida", dice con humor. Y bajo ese apellido fabricó una marca muy característica, que solo entiende "una forma de hacer las cosas, muy huérfana y muy desesperada".

A ella llega por un puzzle que es a su vez "una suma de ADN, una educación, unos valores y unos gustos desarrollados", que le llevaron, por ejemplo, a introducir en la música pop en español un concepto musical y escenográfico muy próximo al glam-rock de David Bowie con "Bandido" (1984).

Precisamente a finales de este mes se publicará "el primer verdadero recopilatorio" de Miguel Bosé, titulado "Colección definitiva", con sus grandes éxitos, así como versiones, adaptaciones y rarezas que estaban diseminadas en una "jungla" de 400 referencias, algunas descatalogadas.

El álbum estará disponible en dos ediciones: un doble CD con sus 37 mayores éxitos y una edición de lujo con 73 canciones, 36 videoclips y un libro de fotos, que recoge además sus colaboraciones con Andy Warhol, letras de canciones adaptadas por el escritor Paulo Coelho, portadas descartadas y aquellas imágenes históricas de su debut en 1977 en el programa de RTVE "Esta noche fiesta".

En paralelo, prepara su nuevo disco de estudio con temas originales, el primero tras "Cardio" (2010), que debería aparecer en 2014. Ya están las maquetas y en enero entrará al estudio para darle forma a las canciones, que carecen de momento de letra y dirección.

Bosé descarta seguir el ejemplo de Morrissey y publicar sus memorias, incluyendo episodios tan importantes de su vida como "Papito", el disco más vendido en España en 2007, que le proporcionó tres millones de copias vendidas y tres años de gira, y, claro, su paternidad.

Muy celoso de su intimidad, este verano sacudió los medios con el anuncio de que no era padre de dos gemelos, sino de cuatro, como relataba en una entrevista a un medio "muy serio y de divulgación gratuita".

"Era una información que yo no quería vender y, ante las insidias que volvían a asediarme en mi casa, ante un rumor que iba mucho más allá, decidí tirar del derecho de cualquier ciudadano y seguir viviendo como cualquiera, como si tengo dos, cuatro u ocho hijos", explica.