• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Microteatro Venezuela brilló con pocas luces

El ruido no interfiere como en otras oportunidades y los asistentes están más cómodos | Foto Williams Marrero

El ruido no interfiere como en otras oportunidades y los asistentes están más cómodos | Foto Williams Marrero

La inauguración del festival tuvo una buena convocatoria a pesar de las restricciones por el ahorro energético

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antes de la función se oye una frase pregrabada: “La crisis energética es un problema de todos. En Microteatro Venezuela apoyamos el ahorro eléctrico”. Luego de la dosis de realidad comienza la ficción.

La consigna se repitió al mismo tiempo en las 26 salas donde se presentaron las obras que integran la séptima temporada del festival que se celebra en el Urban Cuplé.

Por estar ubicado en el Centro Comercial Ciudad Tamanaco, el local debe colaborar con 45% de ahorro energético que acordaron con el Ministerio de Energía Eléctrica para que se les permitiera operar en su horario regular.

En esta edición cada sala cuenta solo con dos focos de luz para presentar el montaje. En algunos casos, como en el de la obra Macumba, usan los recursos con creatividad. El tema esotérico justifica que se apoyen con velas y una bola de cristal luminosa.

De la comedia protagonizada por la Chiky Lorens y Yanosky Muñoz destaca la escenografía y el espacio del cubículo, que en esta edición están mejores acondicionados para el público. El ruido no interfiere como en otras oportunidades y los asistentes están más cómodos.

Me transformé en mamá, Ponte que te toca y otras piezas ligeras fueron las más concurridas por el público de esa noche, que hizo cola para pagar la entrada de cada función a 550 bolívares.

Por un momento el sistema de boletería colapsó. Algunas funciones se daban como agotadas cuando en realidad tenían disponibilidad. El personal de Ticket Mundo se responsabilizó por las posibles pérdidas.

“Había muchísima gente comprando. Para haber sido un primer día estuvo muy bien”, dijo José Simón Escalona, quien en esta temporada trae Mariaqueras, trama en la que un sastre y su compañera están enamorados del mismo hombre.

El ahorro energético no supuso un drama para Escalona. “El microteatro no necesita tanta sofisticación técnica. Con esos dos focos se logra una atmósfera de intimidad con el público”.

Nuevos nombres se leen en la cartelera del festival. Leonardo Padrón debuta de manera accidental con Tres almohadas y una telaraña. “Fue un artículo que escribí para Caraota Digital y Dairo Piñeres lo adaptó”.

El dramaturgo se sorprendió con la experiencia. “Me encontré con un centro comercial más penumbroso de lo habitual. Pero vi una estupenda convocatoria, hay un público cautivo que genera ese ambiente de festival”.

Previsiones. A partir de las 7:00 pm, en el CCCT la gente camina mientras las vitrinas se apagan. En la feria de comida los restaurantes están uniformados: ninguno puede encender su letrero.

Las escaleras mecánicas solo suben, pues es más fácil bajar. En cada uno de los pisos la seguridad parece estar garantizada. Además de los vigilantes de carne y hueso, en cada una de las esquinas del centro comercial hay un policía de cartón con un botón de emergencia que pueden activar los usuarios ante cualquier eventualidad.  

Microteatro Venezuela
Urban Cuplé, CCCT, Chuao
Horario: miércoles a sábado, de 7:15 pm a 10:00 pm; domingos de 6:15 pm a 9:00 pm