• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mica, un joven con mal olor que cuenta su historia con humor

El niño que huele a pez es la ópera prima de la cineasta mexicana Analeine Cal y Mayor | Foto LEONARDO NOGUERA

El niño que huele a pez es la ópera prima de la cineasta mexicana Analeine Cal y Mayor | Foto LEONARDO NOGUERA

El niño que huele a pez, coproducción entre México y Canadá, es dirigida por Analeine Cal y Mayor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Trimetilaminuria es el nombre científico de la enfermedad. Mal olor corporal es la manera más sencilla para explicarla. El niño que huele a pez, de Analeine Cal y Mayor, cuenta la historia de un joven que padece este mal y debe vencer sus propios miedos para enfrentarse a la sociedad. La película, una coproducción entre México y Canadá, forma parte de la 6ª Muestra de Cine Latinoamericano que se inaugura el viernes en Caracas.

Mica, el hediondo joven, es bastante atractivo. Sin embargo, atormentado por una niñez difícil a causa de su mal olor, decide abandonar los estudios. No le interesa trabajar en nada que implique el contacto con otra persona por miedo al rechazo. Las mujeres le resultan inalcanzables hasta que se encuentra con Laura, una muchacha que pareciera tener problemas con el olfato y que disfruta coquetear con él.

Cal y Mayor recuerda que supo de la enfermedad cuando leyó la noticia en un periódico. “Era la foto de una niña muy bonita y el título decía: ‘Se detecta el primer caso de Trimetilaminuria en España’. Eso me llamó mucho la atención. Después encontré en Youtube a una joven modelo que tenía esta enfermedad y se había intentado suicidar. A partir de eso quise hacer algo diferente y contarlo como una comedia. Siempre quise que el personaje principal fuera guapo y atractivo, basado en las noticias que había visto”.

A pesar de tratarse de una enfermedad real, la directora mexicana señala que su intención no era presentar una situación dramática. Paradójicamente, para defender este punto decidió situar a su protagonista al lado de un paciente de cáncer en una de las escenas. “Lo grave que es la Trimetilaminuria y el daño que causa es meramente psicológico. Puedes decidir cómo tomarlo. De este tipo de enfermedad no te vas a morir, de cáncer sí y por eso lo puse junto a un hombre que se está muriendo”.


Trabajo binacional. El filme, con un presupuesto de 4,7 millones de dólares, siempre estuvo pensado para hacerse en inglés. La realizadora expresa que la idea era que los personajes vivieran en un entorno norteamericano y que apareciera un cantante mexicano famoso con casas en varios países, en una de las cuales se desarrolla la trama. “Quería que contrastara con el mundo latino”.

Para que esto fuera posible, después de tener su argumento principal, decidió buscar respaldo para la producción en un país que tuviera algo que ver con su historia. “Yo apoyo las coproducciones si están relacionadas con la trama. Por ejemplo, ¿para qué voy a pedir apoyo de Venezuela, si mi película no tiene nada de venezolana?", señala. “Esto no hubiera sido posible solamente con producción mexicana. Hay que apoyarse en otros países cuando es necesario, además de que todo se convierte en una gran experiencia”.

En Canadá, Cal y Mayor se puso en contacto con el productor Niv Fichman, quien ha trabajado en películas ganadoras de premios Oscar como El violín rojo y Blindness de Fernando Meirelles, esta última basada en la novela Ensayo sobre la ceguera de José Saramago. “Rombus Media –coproductora de El niño que huele a pez– tiene mucha credibilidad en Canadá, lo que me permitió contactar a actores a los que no hubiese podido tener acceso por mis propios medios”, asegura la directora, en referencia a la actriz canadiense Carrie-Anne Moss (The Matrix).


El niño que huele a pez

Comedia. México y Canadá, 2013

Desde el viernes

6° Muestra de Cine Latinoamericano

Información: www.grancine.net