• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

México despidió al poeta José Emilio Pacheco

El escritor se dio a conocer en 1963, con el poemario <i>Los elementos de la noche</i> | Foto EFE

El escritor se dio a conocer en 1963, con el poemario Los elementos de la noche | Foto EFE

El funeral se realizó en el Colegio Nacional de Ciudad de México. Los restos del autor serán cremados, informó su viuda, Cristina Pacheco

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

México despidió el lunes a uno de sus autores más queridos, el poeta y narrador José Emilio Pacheco, quien se dio a conocer en 1963 con el poemario Los elementos de la noche.

Un día después de su fallecimiento, acontecido en la Ciudad de México a los 74 años de edad, familiares, amigos e incluso desconocidos asistieron al homenaje al escritor, quien en vida fue exaltado por igual por su poesía, narrativa, ensayo, crítica y trabajo como periodista.

El auditorio del Colegio Nacional, institución que desde la primera mitad del siglo XX reúne a los pensadores mexicanos y de la que era miembro el poeta, recibió el ataúd color ocre de Pacheco para los honores de cuerpo presente.

“Frente a su muerte sorpresiva, los temas poéticos de José Emilio –la pesadumbre, la melancolía, la desesperanza, el desconsuelo, el plazo implacable del tiempo– adquieren una nueva dimensión, adquieren la dimensión de una profecía cumplida”, expresó el escritor mexicano Enrique Krauze, quien a petición de la familia fue el encargado de ofrecer unas palabras sobre su amigo.

Pacheco murió el domingo en un hospital del sur de la Ciudad de México. Había sido ingresado al centro de salud un día antes, luego de haberse golpeado la cabeza en una caída en su habitación.

Nacido en la capital mexicana, ganó casi todos los premios literarios de su país y algunos de los mayores a nivel mundial, como el Cervantes (2010) y el Reina Sofía (2009).

El fallecimiento del autor conmovió a muchos que destacaron no solo su erudición sino también su sencillez y su sentido del humor.

Cristina Pacheco, periodista y viuda del escritor, relató que todo tipo de personas llegaban a las conferencias que solía dar Pacheco en el Colegio Nacional. Con la voz entrecortada, afirmó que su esposo tenía “enormes ganas de vivir”.

Dijo que los restos del autor serán cremados y, aunque todavía no está completamente decidido, podrían ser esparcidos en el mar del puerto de Veracruz, en el golfo de México. "Él no quería una tumba ni quedarse encerrado, tenía claustrofobia", señaló.