• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mercedes Franco: “El misterio le fascina a todos”

La escritora reunió historias que ha escuchado desde niña | Foto William Dumont

La escritora reunió historias que ha escuchado desde niña | Foto William Dumont

La Sayona y otros cuentos de espantos compila historias de apariciones que la autora considera que son poco conocidas hoy en día

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En El Tejero, estado Monagas, al papá de la escritora Mercedes Franco le vendieron una casa muy por debajo del precio que valía. La premura por deshacerse de la propiedad –conocieron entonces– se debía a la presencia de fantasmas que perturbaban la tranquilidad de quienes la habitaban.

“Ahí nací yo. A mí me encantaba meterme en los cuartos y registrar los baúles. Una vez un fantasma se enamoró de mi mamá. Por las noches, ella solía acostarse en una hamaca y cantar; entonces se escuchaban las botas de alguien acercándose. Era muy gentil, dejaba flores”, recuerda la autora de La Sayona y otros cuentos de espantos, libro que presentará hoy, a las 6:30 pm, en la librería El Buscón del Trasnocho Cultural.

Luego se mudaron a Puerto La Cruz, donde siempre estuvo atenta a lo que hablaban los mayores. “Nos fuimos a una casa grande. Cada semana se turnaban las mujeres para planchar, limpiar o cocinar. Ellas contaban historias de los lugares de donde provenían. Todo lo he recopilado desde niña”, dice Franco, nacida en 1948.

En la obra hay espectros que invitan a ahogarse en el mar, fiestas esplendorosas en las que el demonio es un elegante anfitrión, seres antropófagos que merodean en la selva y otros que decapitan. Cada texto está acompañado con las ilustraciones de Stefano Di Cristofaro, de 23 años de edad, quien se valió del chimó para  los dibujos de cada uno de los cuentos de Franco.

“Aunque pensé en niños, me dirijo también a jóvenes y adultos que no saben nada acerca de estos temas, los que tienen en mente a la Venezuela tecnológica. Son las creencias provenientes de los europeos, los cultos africanos y las leyendas indígenas”, señala.

No cree que los pequeños reaccionen mal al contenido. “Este libro para ellos es divertidísimo. El misterio le fascina a todos. El ser humano se siente atraído por lo que no conoce. Cuando llegas a un sitio y ves una puerta trancada, inmediatamente te provoca abrirla”.