• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Melendi encendió al público caraqueño

Melendi inició su gira latinoamericana Lágrimas desordenadas en Caracas | Foto: Williams Marrero

Melendi inició su gira latinoamericana Lágrimas desordenadas en Caracas | Foto: Williams Marrero

Muchas anécdotas y sus grandes éxitos no faltaron en la presentación, que duró más de dos horas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño estaba a reventar el jueves cuando Melendi hizo despliegue de su talento roquero cantándole al amor, al despecho, al sexo, las adicciones  y a sus instintos paternos. Los encargados de abrir el espectáculo fueron los hermanos Dany Dayan, de Valencia, con una propuesta que incluyó géneros como el reguetón y el pop.

A las 8:50 pm, los acordes de “Somos” anunciaron la entrada de Melendi, que fue recibido con gritos y saltos, una emoción que no decayó en las más de dos horas que duró el concierto, que forma parte de su gira Lágrimas desordenadas. Tras la primera canción, el español agradeció al público.

Cantó 26 temas que alternó con explicaciones y hasta chistes. “Mi primer amor soy yo” fue la segunda y siguió “Con la Luna Llena”. La introducción de “Por amarte tanto” paró de sus asientos a los pocos que hasta ese momento no se habían levantado.  

Con la paternidad a flor de piel, en más de una ocasión señaló las canciones que le recordaban a sus hijos. Antes de interpretar “La tortura de Lyss” dijo: “No termino de entender cómo hay gente que le pone la mano encima a un niño. En mi país 26% de los pequeños ha sido maltratado, por eso quiero que cantemos esta un poco más alto”

De rodillas cantó “Melancolemia”, seguida por “Calle La Pantomima” y “Como una vela”. “Esta es una canción vital porque la compuse observando a mi esposa y me di cuenta de que comparte ilegibles manías con las demás”, expresó antes de interpretar “Autofoto”.

“Un violinista en tu tejado” fue una de las más coreadas de todo el espectáculo y marcó el punto álgido del concierto. Otra anécdota siguió antes de “Mi primer beso”: “Me di cuenta de que en la historia de la música nadie le había cantado a ese dolor primitivo, ese que uno siente entre las piernas cuando está con la novia”.

Al asturiano le dio tiempo de interpretar, entre otras, “Curiosa la cara de tu padre”, “El mismo error”, “Lágrimas desordenadas” y su promocional “Cheque al portamor”. Cuando se despidió, las fanáticas pidieron eufóricas que regresara al escenario. Entonces les regaló dos temas más: “Caminando por la vida” y “Canción de amor caducada”.