• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El Matisse podría volver al país en octubre

Wanda de Guébriant, certificadora de los Archives Matisse, opina que es necesario restaurar el lienzo

Wanda de Guébriant, certificadora de los Archives Matisse, opina que es necesario restaurar el lienzo

La obra hurtada hace más de una década no podrá ser exhibida inmediatamente luego de su llegada a Caracas, pues será necesario restaurarla. La pieza ya fue autentificada. El siguiente paso del protocolo de repatriación es un avalúo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al autentificar como verdadera la obra Odalisca con pantalón rojo, pintada por el fauvista francés Henri Matisse, el Estado venezolano dio uno de los pasos más importantes para iniciar el proceso de repatriación. La pieza que fue hurtada hace más de una década del Museo de Arte Contemporáneo podría llegar al país en los próximos dos meses, asegura una fuente vinculada con la Cancillería que pidió mantener su nombre en reserva. Sin embargo, se calcula que pasará algún tiempo antes de que pueda ser exhibida nuevamente en una pinacoteca, pues a juicio de Wanda de Guébriant, certificadora de los Archives Matisse, es necesario restaurar el lienzo.

De Guébriant asegura que encontró el cuadro en buen estado de conservación. “La pintura sufrió daños menores al ser separada del bastidor original y engrapada en otro, de menor calidad. En su superficie hay pequeñas perforaciones causadas por la engrapadora. También falta un pedacito de tela en uno de los bordes del cuadro, que afortunadamente corresponde a la parte que no va pintada”, indicó por teléfono desde París.

La experta cree que los desperfectos pueden ser arreglados por un buen conservador. Considera que el trabajo de separar la pintura del bastidor original y de enrollar la tela fue hecho por profesionales, por lo que la superficie no sufrió mayores daños.

De Guébriant examinó la pieza, que permanece en poder del FBI, a petición del Estado venezolano. “El pedacito que se separó del borde lo tienen guardado junto a la pintura en una caja de seguridad sofisticada, que cuenta con todo lo necesario para proteger un cuadro. Vi bien preservada la obra, presentada y empaquetada”.

 

Avalúo y póliza. Si bien la certificación de la Odalisca era tarea pendiente desde hacía más de un año, cuando fue hallada por el FBI en una operación encubierta, todavía hay diligencias pendientes para repatriarla. Una fuente vinculada con la Cancillería informó bajo condición de anonimato que el paso siguiente es ordenar un avalúo de la obra por parte de un tasador acreditado que calculará su valor en el mercado. En base a esa cifra se procederá a la contratación de una póliza de seguro. “La repatriación es un trámite diplomático entre cancillerías, que había demorado un poquito por el retiro del embajador de Venezuela en Estados Unidos. Sin embargo, en estos momentos el encargado de negocios, Calixto Ortega, hace las veces de embajador y adelanta los trámites, que no tienen una duración concreta aunque creemos que pueden demorar aproximadamente dos meses, nunca dos años una vez que Ortega dé la orden. Todos los gastos de embalaje, papeleo y traslado los asumirá el Estado venezolano”.

La información fue corroborada por la tasadora y crítico Beatriz Sogbe, quien indica que, de acuerdo con los protocolos internacionales, el cuadro deberá ser avaluado, asegurado, embalado por expertos y enviado por valija diplomática, algo que cree toma pocos días. “El problema es que ha habido poca voluntad política para repatriar la pintura, que fue hallada hace más de un año. Es una obra de Matisse fechada en 1925, un óleo sobre tela de 60,5 por 73, 5 centímetros. Por esas características, y por pertenecer a la serie de Odaliscas, que son las piezas más caras, su valor estimado es de 8 millones de dólares. Llegó a alcanzar los 22 millones de dólares, pero los precios de Matisse han bajado”.

Se cree que sólo un incidente diplomático podría retrasar la devolución de la obra. La fuente de la Cancillería asegura que existe un protocolo de la Unesco para reclamar bienes de patrimonio cultural, en caso de que Estados Unidos se negara a entregar el lienzo: “Pero no es el caso”.


El misterio de la Odalisca

Aunque el cubano Antonio Marcuello Guzmán y la mexicana María Martha Elisa Ornelas Lazo fueron sentenciados en enero a 33 y 21 meses de prisión, respectivamente, por intentar vender una obra que sabían era hurtada, son muchas las interrogantes del caso que quedaron por resolver. No quedó claro cómo llegó la pintura a sus manos. En consecuencia, no se supo quién la sustrajo ni dónde. Las autoridades manejan 2 hipótesis. La primera es que el hurto ocurrió cuando el lienzo fue prestado a un museo de Madrid, España, en 1997. La segunda es que fue extraído de la bóveda del Museo de Arte Contemporáneo por personal de la institución.

La pieza llegó a manos de la certificadora Wanda de Guébriant en 2002. Un coleccionista estaba interesado en adquirirla y solicitó sus servicios para comprobar su autenticidad. La experta esperaba toparse con una falsificación, pues sabía que la Odalisca con pantalón rojo pertenecía a la colección del MAC, pero se dio cuenta de que estaba ante la verdadera y se comunicó con Sofía Ímber: “No sabía que ella ya no era la directora del museo”. Fue así como Rita Salvestrini, su sucesora, descubrió que la pintura original había sido sustituida por una falsificación.

El caso fue llevado a la Interpol. La obra fue hallada en julio del año pasado, cuando era ofrecida para la venta en un hotel en Miami. Agentes del FBI se hicieron pasar por compradores y la recuperaron.

No se tiene conocimiento de qué hizo el MAC con la falsificación. La tasadora Beatriz Sogbe sugiere que sea destruida para evitar que sea ofrecida en el mercado secundario.