• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Marion Cotillard se "encerró" en una jaula en defensa de los activistas de Greenpeace

Marion Cotillard en protesta a favor de activista de Greenpeace / REUTERS

Marion Cotillard en protesta a favor de activista de Greenpeace / REUTERS

"Hay gente que tiene la valentía de defender nuestro planeta. (...) Frente a este coraje, las posibles sanciones son absolutamente absurdas y delirantes. Deberíamos, más bien, darles las gracias", indicó la actriz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La actriz francesa Marion Cotillard se encerró hoy en una falsa prisión en defensa de los 30 tripulantes del rompehielos "Arctic Sunrise" de Greenpeace que fueron detenidos el pasado 19 de septiembre por protestar en el Ártico ruso.

Dentro de una jaula y junto a otros militantes en el Palais Royal de la capital gala, la intérprete de La vie en rose, De rouille et d'os o de Midnight in Paris vio acompañada su protesta de un cartel en el que se podía leer "soy defensora del clima".

"Hay gente que tiene la valentía de defender nuestro planeta. (...) Frente a este coraje, las posibles sanciones son absolutamente absurdas y delirantes. Deberíamos, más bien, darles las gracias", indicó la actriz.

La embarcación en la que se encontraban los detenidos fue abordada por cuerpos de seguridad rusos mientras navegaba por aguas internacionales en protesta contra la perforación petrolífera en el Polo Norte.

Desde entonces, sus tripulantes -28 miembros y dos trabajadores de prensa- permanecen detenidos acusados de piratería y vandalismo, delitos que en Rusia suponen penas de hasta 15 y 7 años, respectivamente.

La medida cautelar contra todos ellos expira el 24 de noviembre, pero según informó hoy Greenpeace, el Comité de Instrucción (CI) de Rusia solicitó este viernes prolongar por tres meses la custodia, una petición que será estudiada la próxima semana por tribunales de San Petersburgo.

No es la primera vez que Cotillard se involucra con el grupo ecologista, al que en julio de 2010 acompañó a la República Democrática del Congo durante una semana para denunciar la deforestación de los bosques tropicales.