• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Luz Marina Cruz recibió Premio Mariano Picón Salas

El ensayo titulado Entre repeticiones sin origen y diferencias insumisas. Escrituras, reescrituras del signo mujer en la prensa femenina de habla hispana (1826-1889) fue alabado por el jurado por el rigor investigativo y una notable capacidad persuasiva "gracias a lo ameno de la redacción y al cuidado puesto en el lenguaje"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la sala Frida Khalo del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (Celarg), y con un mayoritario público femenino, se realizó el acto para galardonar a la investigadora Luz Marina Cruz, quien se alzó, entre 142 participantes, con el VI Premio Internacional de Ensayo Mariano Picón Salas.

El ensayo titulado Entre repeticiones sin origen y diferencias insumisas. Escrituras, reescrituras del signo mujer en la prensa femenina de habla hispana (1826-1889) fue alabado por el jurado por el rigor investigativo y una notable capacidad persuasiva "gracias a lo ameno de la redacción y al cuidado puesto en el lenguaje".

En la obra, la autora revisa siete periódicos, escritos tanto por mujeres como por hombres en el siglo XIX, de Venezuela, Argentina, España y México, para determinar los estereotipos que sobre la mujer se empezaron a construir en la época.

Luego de una introducción del presidente del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Roberto Hernández Montoya, en la que reclamó las injusticias del lenguaje hacia el género femenino, se procedió a la premiación y bautizo del libro.

La viceministra de la Cultura Para el Desarrollo Humano, Saulibeth Rivas, entregó el diploma que acredita a la ensayista como la ganadora. "Un libro con mucho contenido reflexivo", destacó Rivas, quien destacó el despertar de las mujeres y su fuerza de creación para mostrar quiénes son y cuál es su rol ante el mundo.

Por su parte, la autora ganadora resumió parte esencial de su trabajo, en el cual revisa las estrategias de las intelectuales del siglo XIX para avanzar en el plano educativo y laboral.

Destacó que entre las justificaciones empleadas por las intelectuales del siglo XIX con el fin de vencer la resistencia en contra de la profesionalización de la mujer y su ingreso al mercado de trabajo estaban las "tretas del débil" o las "metodología de la oprimida" y así persuadir basándose en los parámetros establecidos para lograr un objetivo.

En este sentido citó a una de las intelectuales que sostenía que la mujer instruida "está mejor preparada para sostenerse económicamente en caso de no contar con el respaldo de un esposo".

"Estas sutilezas prácticas de resistencia permitieron a los sectores femeninos del siglo XIX actuar positivamente desde el plano subjetivo y de la praxis social contra políticas pedagógicas discriminatorias", indicó.

Uno de los miembros del jurado, el venezolano Alejandro Bruzual leyó el veredicto que destaca que la lectura de los textos incluidos "se hace desde una lúcida y consciente visión crítica para mostrar los rasgos del sistema sexo-género subyacentes en las sociedades hispanoamericanas de esa época".

El monto del premio en metálico se elevó a 50.000 dólares (hasta la anterior edición el monto era de 20.000 dólares) o su equivalente en moneda nacional. Adicionalmente, se publicó el ensayo.