• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Mariela Alcalá: “Me asustó el éxito de las telenovelas”

La actriz dirige la obra ¿Aceptas? | Foto Cortesía

La actriz dirige la obra ¿Aceptas? | Foto Cortesía

La actriz está de visita en el país con un proyecto en Microteatro Venezuela. Desde 2011 está radicada en Argentina, donde tiene una productora audiovisual junto con su esposo, Rodolfo Hoppe

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mariela Alcalá era rebelde mucho antes de interpretar a Rubí. Su propuesta del personaje no coincidió con la de los productores de la telenovela de RCTV, quienes querían que fuese una mujer masculina y poco aseada, pero maquillada y con tacones.

La incongruencia de esa solicitud hizo que Alcalá la rechazara, “no por divismo, sino por ética profesional”. Bajo sus condiciones, 15 días después aceptó el papel y fue uno de los protagónicos más recordados en 35 años de carrera, en los que también incursionó en la música y la danza.

De sus aspiraciones de ser cantante le queda el recuerdo del disco que grabó. Sus dotes como bailarina le permiten mantenerle el ritmo a las clases de Zumba. Pero es la actuación su principal pasión, esa que también heredaron sus hijos, a quienes dirige en la obra ¿Aceptas? del Microteatro Venezuela.

El proyecto hizo que la actriz adelantara su visita al país, que estaba programada para navidades. “Ya habíamos hecho algunos ensayos de la obra por Skype. Es una comedia dramática centrada en las relaciones de pareja. No quiero adelantar nada porque es muy corta”, cuenta la actriz que define como alucinante la experiencia de trabajar por primera vez con sus hijos y en una obra de 15 minutos.

Pronto regresará a Argentina, país en el que está radicada junto a su esposo, Rodolfo Hoppe. Ambos dirigen la productora On Air, compañía en la que Alcalá toma las decisiones artísticas desde 2011.

En ese año estuvo en Ana Cristina, última telenovela en la que ha participado. La actriz vivió su época dorada con los personajes que interpretó en producciones como La Intrusa y Cristal. “Me asustó el éxito de las telenovelas. Recuerdo como en Santa Cruz de Tenerife la gente desde los balcones me lanzaba flores. Les agradecía y decía: ‘Yo soy como tú, no me endioses’. Tenía hasta guardaespaldas”.

También recuerda que por sus papeles de villana en más de una ocasión la gente la paraba en la calle para pedirle que no hiciera sufrir más a los protagonistas. “Hasta me miraban feo”, cuenta entre risas.

Alcalá vive una etapa más calmada fuera del aire. “No estoy retirada de la TV, si llega un papel, bienvenido sea. Me fijo en que sea un personaje al que le pueda sacar el jugo, no importa que sea la mala o la buena. Tampoco me interesan los protagonismos, ya estoy en otra etapa”.

La última telenovela que hizo en Venezuela fue La hija del presidente (1996). “En ese entonces ya se notaba un cambio en la industria. No sé cual fue el detonante que hizo perder el brillo de la época dorada de la televisión nacional”. Después de esto, se dedicó a participar en dramáticos de Argentina, Perú y Ecuador.