• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

María Teresa Chacín recorrió su propia historia

María Teresa Chacín | Foto: William Dumont

María Teresa Chacín | Foto: William Dumont

El concierto, que se realizó en el Aula Magna de la UCV, contó con invitados como Chelique Sarabia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

María Teresa Chacín evadió los obstáculos y pudo ofrecer el concierto correspondiente a su 50° aniversario de carrera artística, que había sido pospuesto por causa de un conflicto laboral de los trabajadores de la UCV. La artista aceptó llevar adelante el show a las 7:00 pm en un congestionado martes de Caracas-Magallanes y salió airosa.

Tres pantallas de leds modernizaban su propuesta. Un recorrido audiovisual por su trayectoria inició la fiesta. Así comenzó un viaje por canciones que la han acompañado en “esa película”, como ella la llama. Un popurrí de temas de Connie Méndez le siguió a la recordada “En este país”. Luego llegaron al escenario los primeros invitados de la velada. El guitarrista Álvaro Paiva y el percusionista Diego “el Negro” Álvarez la acompañaron en una versión aflamencada de “Campesina”.

Chacín cantó temas como “El musiquito” y “El catire”, de su entrañable amigo Aldemaro Romero, acompañada por integrantes de los Niños Cantores de Venezuela. Interpretó “Tun tun”, “Luna decembrina” y “Niño lindo”. Relató episodios de su juventud, recordó a Manuel Graterol “Graterolacho” e hizo referencias que despertaban nostalgia y carcajadas: “Iba a las misas de aguinaldo en Prado de María con mis patines Winchester. Mamá creía que me iba a meter a monja porque cantaba en la misa de 9:00 am, en la de 6:00 pm...”.

En la banda estuvieron el bajista Gerardo Chacón, el flautista Eric Chacón, el baterista Andrés Briceño, el arpista Henry Rubio, el guitarrista Pedro Vilela, el cuatrista Miguel Siso y el percusionista Yonathan Gavidia. Con ellos cantó canciones como “Despeinada”, que está en su álbum Canta cuentos, ganador del Grammy Latino; y “Pasillaneando”, que compartió con la audiencia.

Invitó a la tarima a sus hijos, a su hermano Enrique Rafael, su hermana Rosa Virginia, a Chelique Sarabia, al poeta Guillermo de León Calles y a Oscar Yanes, quien la proclamó “monumento nacional”. También compartió con el flautista Huáscar Barradas y el cantante Rafael “Pollo” Brito, que le rindió homenaje a Simón Díaz. Fue un largo show que tuvo grandes momentos. Sonaron boleros y música tropical, pero lo venezolano fue, como ha sido durante toda su carrera, la columna vertebral del espectáculo.