• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

María Gabriela de Faría: “Jamás voy a entender el rollo de la gente con el sexo”

"Me sabe a pepino lo que la gente diga de mí", dijo la actriz | Foto Cortesía María Gabriela de Faría

"Me sabe a pepino lo que la gente diga de mí", dijo la actriz | Foto Cortesía María Gabriela de Faría

La artista, que se hizo famosa con la protagonización de series juveniles como Isa TKM y Grachi, asumió su primer papel de adulta. Aunque vive en Los Ángeles, dice que sufre por lo que sucede en Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gracias a su talento y su personalidad, chispeante e irreverente, María Gabriela de Faría logró a muy corta edad el sueño de muchos artistas: trabajar para un canal internacional y ser reconocida en toda América Latina.

Residenciada desde hace dos años en Los Ángeles, la actriz que se hizo popular por su participación en series juveniles como Isa TKM y Grachi regresó en 2013 a Venezuela para protagonizar La virgen de la calle, el remake de Juana la virgen. A pesar de que tuvo miedo de asumir el papel de Juana Pérez, que ya había interpretado Daniela Alvarado, fue justo este trabajo el que determinó un cambio en su carrera y en su vida personal: a través de él dio el salto definitivo a personajes de adulta y conoció a su actual novio, el actor Christian McGaffney.

En los próximos meses también se podrá ver el trabajo de la intérprete de 21 años de edad en la película colombiana El paseo 2, su primera experiencia en pantalla grande. Aunque seguirá viviendo en Estados Unidos y trabajará en otros países por temporadas, asegura que su corazón permanece en Venezuela.  

—¿Qué dificultades tuvo al interpretar un papel que ya había hecho Daniela Alvarado?
—Me dio mucho temor al principio porque yo sabía que la gente iba a hacer comparaciones. Superar el miedo que tenía fue el primer reto. Después solo decidí dar lo mejor de mí, no compararme con nadie y honrar a Daniela en ese personaje fenomenal.

—¿Representa Juana su ruptura con las series infantiles y juveniles?
—Mi intención no fue romper con nada, pero se dio esta oportunidad y siento que fue algo muy positivo en mi carrera. Creo que este es el target al que quisiera apuntar de ahora en adelante, aunque no descarto la idea de seguir trabajando para niños.

—Todavía se habla de cómo terminó su noviazgo con Reinaldo "Peche" Zavarce. ¿Cómo es actualmente la relación entre ustedes?
—La verdad es que a mí me gustaría saber. Sé que me ha visto un par de veces en Los Ángeles y se ha tenido que ir (risas). En un futuro me encantaría sentarme con él a tomarme un café, pero no creo que sea posible.

—Estamos viendo una María Gabriela adulta…
—Sí, desde que terminamos yo cambié. Me siento distinta, no sé cómo explicarlo. Comencé con él muy chiquita y eso no me permitió experimentar muchas cosas. Cuando nos separamos me vi con otros ojos. Cambié, pero para mejor. Me encontré conmigo misma, pues antes no tenía idea de quién era ni qué quería ni adónde iba.

—¿Cómo fue actuar en El paseo 2?
—Nunca había hecho cine y fue increíble. La hicimos en Colombia y tuve la oportunidad de trabajar con John Leguizamo, que es un tremendo actor. Filmamos en Cartagena, pasamos un mes en la isla Múcura y me certifiqué como buzo. Ha sido de las mejores experiencias de mi vida; además, agarré un bronceado fantástico.

—¿Cómo ve lo que sucede en el país?
—Me parece horroroso. Estar lejos y sin poder hacer nada me afecta mucho. Vivo con un nudo en la garganta por mi país. Esta semana, justo antes de mi clase de actuación, la profesora me hizo hablar del tema y fue muy dramático. Es una preocupación constante.

—¿Fue muy difícil estar separada de Christian McGaffney durante el tiempo que él estuvo en Londres?
—Luego de parecer siameses fue horrible separarnos; además, con tantas horas de diferencia. A mí me pegó muchísimo. Lloraba todos los días. Yo no era así, la relación con Christian me ha vuelto como vulnerable, sensible a todo.

—Hubo un mensaje que generó polémica en las redes sociales en el que hablaban de tener relaciones en línea...
—¡Sí!, eso fue increíble. Jamás voy a entender el rollo de la gente con el sexo. ¡Qué loco! Uno pone que folla con el novio por Skype porque estamos a 8.000 kilómetros de distancia y la gente se infarta. Pero escriben mensajes de odio, deseándole la muerte de otros, y les parece normal. Me sabe a pepino lo que la gente diga de mí. Mi papá me llamó muerto de la risa... ¡Mi papá!, un portugués old school.


La virgen de la calle
Televen
Lunes a viernes, 9:00 pm