• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

María Conchita Alonso bajo fuego por apoyar a político antimigración de Estados Unidos

La última vez que Alonso llamó la atención de la prensa del espectáculo hollywoodense fue en 2011, cuando ella y el oscarizado actor Sean Penn se calificaron mutuamente de “cerda” e “imbécil” en una discusión sobre el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

María Conchita Alonso fue la latina de Hollywood antes de que huracanes como Jessica Alba o Sofía Vergara le arrebataran el título. Ahora, la depuesta actriz está bajo el fuego de la comunidad hispana, por apoyar a un político de mano dura contra los indocumentados. “Los primeros días me pegó. Mis fans en Twitter y Facebook decían ‘¿Por qué, por qué?’, como que los defraudé”, dijo en Los Ángeles la actriz cubana-venezolana, nacionalizada estadounidense en 2007.

En el video bilingüe de tres minutos que desató la polémica, el ultraconservador Tim Donnelly presenta su candidatura a la gobernación de California en noviembre próximo, mientras Alonso traduce lo que él dice. La actriz, que compartió cartel con Arnold Schwarzenegger en Running Man (1987), carga en los brazos a su perra Tequila, una chihuaha con un suéter rosa. “Quiero que haya una pistola en cada caja fuerte de California”, dice Donnelly en inglés, con un sombrero negro de cowboy. Alonso “traduce” al español, haciendo un gesto con las manos para representar lo que sugiere: “Los tiene bien grandes... y está enojado”.

Donnelly es un congresista republicano de California conocido por sus duras propuestas contra los inmigrantes indocumentados. Entre otras cosas, busca revertir el Dream Act, un decreto que da la residencia temporal a los estudiantes sin papeles traídos al país cuando eran pequeños, e integró los Minuteman, un grupo de activistas armados de ultraderecha que vigilan la frontera con México para evitar cruces ilegales. “Él estuvo en contra del Dream Act, pero ya no”, defendió la actriz de 56 años. “Pero él no quiere que sea de por vida. Hay que poner un tiempo en que se acabe, que en un transcurso de cuatro o cinco años, se pare”.

Consultada, la oficina de campaña de Donnelly no confirmó este supuesto cambio de estrategia respecto al Dream Act. Su página web aún califica la medida como un “horrífico derecho”. En tanto, Alonso inscribió el pasado de Donnelly como Minuteman en la retórica del 11 de septiembre de 2001. “Tim me cuenta -prosiguió Alonso- que, cuando el 11 de septiembre, (las autoridades) no estaban cuidando más la frontera. Se dedicaban únicamente a cuidar los aeropuertos. (...) Y creó un grupo de hombres no para matar, sino para impedir la entrada. Porque por esa frontera no solamente pasa gente buena y trabajadora. También se inmiscuyen terroristas, árabes que llegan a México, sacan sus papeles y se meten junto a los buenos”.

La polémica que siguió a la publicación en línea del video, el 13 de enero, forzó a la actriz a renunciar a una presentación teatral en San Francisco, donde iba a protagonizar Monólogos de la vagina. “Por supuesto que ella tiene el derecho de decir lo que quiera”, dijo la productora Eliana López al canal local CBS. “Pero lo que ella está haciendo va en contra de lo que nosotros creemos”.

En tanto, la organización de latinos republicanos Café Con Leche escribió: “El aviso es tan malo que es casi risible. Parece diseñado para atraer a los votantes hispanos, pero en cambio insulta la inteligencia de muchos votantes hispanos”.

También el popular caricaturista mexicano-estadounidense Lalo Alcatraz atacó con una ráfaga de tuits: “Nada molesta a los latinos más que los inmigrantes anti-inmigrantes, como la pendeja de María Conchita Alonso”.

Alonso no googleó demasiado a Donnelly antes de participar en el video, según dijo a AFP: “Me metí a buscar, pero tampoco me pasé todo el día (...) Nunca vi lo del Dream Act ni lo del Minuteman”. “Hasta a mi pobre perrita Tequila me la insultaron”, lamentó. Luego, haciéndole arrumacos a la chihuahua sentada en su regazo: “Mira cómo me mira, ¡sabe que estoy hablando de ella!”

La última vez que Alonso llamó la atención de la prensa del espectáculo hollywoodense fue en 2011, cuando ella y el oscarizado actor Sean Penn se calificaron mutuamente de “cerda” e “imbécil” en una discusión sobre el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez.