• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

María de los Ángeles del Gallego: Me he dado cuenta de que me convertí en un ícono de moda

María del Gallego, la ex maracucha de la bomba/ Foto Cortesía

María del Gallego, la ex maracucha de la bomba/ Foto Cortesía

La zuliana, que cuenta los días para pasear por alfombras rojas en el programa internacional Fashion Destinations , asegura que siempre ha estado empapada en las tendencias del diseño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se presenta algo monosilábica y cortante, quizás malhumorada por los trámites en que se centuplica un venezolano antes de viajar al exterior aunque, al mismo tiempo, liberada del peso de las 27 letras de su nombre. En los próximos meses, si todo sale bien, María de los Ángeles del Gallego será una afortunada entre sus compatriotas: las hojitas de su pasaporte se llenarán de sellos gracias a un programa meridianamente llamado Fashion Destinations , en el regreso de la señal especializada en moda Fashion TV a Latinoamérica.

A José Gregorio Araujo, su descubridor en Televen, se le pueden criticar muchas cosas, menos el buen ojo. A la ya ex Maracucha de La bomba , que ansía compartir en una alfombra roja con Julia Roberts, se le puede ver en las fotos de su página web (www.delgallegomaria.com) el aura de una diva de cine. Cuando llega al café de Las Mercedes casi se podría hacer de la zuliana la misma descripción de Holly Golightly: "Tenía un aspecto sano, que casi hacía pensar en el desayuno de cereales. Un aire de limpieza, como si oliera a jabón y limón.

Era una cara que había salido ya de la infancia, pero que no había llegado a ser de mujer".

--¿Su decisión de irse a trabajar afuera tiene algo que ver con el país? --No, para nada. Yo estaba con las raíces muy bien puestas en Televen, con mi base súper firme. Pienso que hubiera durado muchísimo tiempo más en La bomba .

La cuestión no es sobre la situación de Venezuela, de los canales de televisión o de los artistas. La cuestión es que yo quería un cambio. Un cambio para mejor. Y llegó una oportunidad de oro. Creo que tomé la mejor decisión porque evidentemente ya yo estaba un poco cansada de hacer lo mismo durante cinco años y medio. Necesitaba oxigenación.

--¿ La bomba se convirtió en rutina? --Sí. Fue rutina. Un poco de cansancio también. Y un poco también de deseos de experimentar cosas nuevas y metas que me planteé.

Para renunciar a La bomba sencillamente me bastó que me pusieran un contrato enfrente.

--¿Se ha preparado en el área de la moda? --Siempre he estado empapada. Soy diseñadora gráfica y diseñadora de modas.

He hecho cursos de "fashionista". Así que creo que conozco bastante del tema.

Estaré en las alfombras rojas más importantes del mundo.

--¿A quién le gustaría entrevistar? --Imagínate. Julia Roberts, Nicole Kidman, Sofía Vergara, Christina Aguilera, Britney Spears, Jennifer López, Beyoncé... ¿Diseñadores? ¡Qué te puedo decir! Venezolanos como Carolina Herrera y Ángel Sánchez. John Gallliano, que es uno de mis musos, diría yo. Mi tesis de bachillerato fue inspirada en Galliano. Ferragamo, Paco Rabanne... ¡a tantos!

--¿Ha cambiado su imagen pública? --Mi imagen siempre ha sido la misma. Sin embargo, desde hace tres años para acá me he interesado más por ella, ya que evidentemente soy una figura pública. Antes me lo tomaba más light . Ahora sí me interesa cien por ciento porque me he dado cuenta, gracias a las redes sociales, de que me he convertido en un ícono de moda. Mis fanáticas siempre me preguntan: "¿De dónde son esos zapatos, esa camisa? ¿De dónde sacaste esos lentes, la cartera?". Eso mi público me lo agradece.

--¿Ha hablado con José Gregorio Araujo? --Por supuesto. Me mantengo siempre en contacto con él. Es mi guía. Está feliz, como todos los que me rodean. Siempre me dijo que yo tenía una lucecita importante que me iba a ayudar a crecer. Que soy muy histriónica y puedo llegar hasta donde yo quiera, siempre y cuando tome las mejores decisiones.

--¿Hablará maracucho en Fashion TV? --Manejo un acento neutro muy bueno. Evidentemente en La bomba automáticamente tenía que hablar maracucho. ¿Para qué me decían entonces Maracucha?

--¿Y el inglés? --Lo estoy perfeccionando.

Este año termino mi curso intensivo.