• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Marcos Temoche integra códigos urbanos y pintura

Marcos Temoche | Foto: Manuel Sardá

Marcos Temoche | Foto: Manuel Sardá

La cultura tuki y el lenguaje de la calle se apropian del lienzo en una muestra a dos tiempos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La frase que mejor define a Marcos Temoche es: “Soy un pintor y un ciudadano que transita por las calles”. Se trata de un artista formado en las aulas del extinto Instituto Universitario de Estudios Superiores de Artes Plásticas Armando Reverón y en la Universidad de las Artes. Acaba de terminar la carrera y el montaje de su primera individual. Está parado frente a uno de sus lienzos, en el que se adivinan –entre chorreados, manchas y una composición muy particular– un perrito y una silueta de mujer. La obra se titula Echándole los perros. Es un piropo callejero en acrílico sobre lienzo.

El caraqueño criado en Bolivia no sólo sabe jugar con el espacio y pasearse por varias técnicas y estilos de pintura, como el dripping y el frottage; también introduce símbolos y lenguajes propios de la subcultura urbana conocida popularmente como tuki en la serie de piezas que exhibirá a partir del sábado, con el título de Jalando candela. “La expresión significa tiroteo”, indica Temoche.

La suya es una muestra a dos tiempos, curada por la investigadora Lorena González. La primera estación se titula 1er beta, otra expresión actual, sacada del lenguaje informático, que significa “versión”. Será inaugurada el sábado en la galería Artepuy y está integrada por una serie de lienzos que aluden a la cultura de la supervivencia y del grafiti, que por muchos años fueron el medio de expresión de este pintor. La segunda será una instalación pictórica que inaugurará la próxima semana en La Caja, en el Centro Cultural Chacao.

Las obras son figurativas, aunque –de entrada– algunas de ellas no lo parezcan. A partir de la pintura matérica y otras aproximaciones estéticas, Temoche integra elementos como botines de colores estridentes, el símbolo de estatus por excelencia en el barrio, además de la motocicleta o la gorra de beisbol, que también están presentes. “Pinto mi cotidianidad. Lo que vivo constantemente. Hago un arqueo de Caracas y trato de encontrar esa iconografía popular que nutre mi trabajo. En esta serie de obras me planteé primero hacer una pintura que hable del momento actual. Lo que observan aquí lo percibes también en la calle; los títulos de mis cuadros son expresiones que escucho al transitar. No pinto de una manera introvertida, encerrado en un estudio, lo que hago es esencialmente ver”, señala.

Las obras fueron realizadas en los últimos seis meses. El creador, formado en la tradición del retrato y autorretrato, integra titulares de periódicos a sus trabajos y se vale de la técnica del dripping o chorreado para realizar un crítica social velada al hecho de que habita en una de las urbes más peligrosas de Latinoamérica. Hablar de su obra implica saber descifrar los códigos de la pintura, los de la cultura urbana y los de la sociedad contemporánea, en la que los medios de comunicación, los teléfonos móviles y los íconos pop tejen un discurso dominante.

 

Jalando candela. 1er beta

Inauguración: sábado, 4:00 pm

Galería Artepuy, calle California con calle Jalisco, Las Mercedes