• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Hace nueve décadas una mujer se rebeló a la sociedad venezolana

La actividad se realizaráel sábado en la biblioteca Francisco Herrera Luque de Los Palos Grandes | Ilustración: Mauricio Lemus

La actividad se realizaráel sábado en la biblioteca Francisco Herrera Luque de Los Palos Grandes | Ilustración: Mauricio Lemus

Mañana se llevará a cabo un conversatorio sobre la importancia de la novela que publicó Teresa de la Parra en 1924

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Leí Ifigenia por primera vez cuando tenía 16 o 17 años de edad. No estaba en capacidad de comprenderla. En ese momento, las mujeres de mi generación teníamos otra visión de la vida y de nuestro rol en la sociedad”, señala Ana Teresa Torres sobre la obra de Teresa de la Parra.

Volvió a leerla dos veces más, pero con la experiencia necesaria para valorar lo que la autora dejó plasmado en 1924, cuando se publicó la novela. “Después entendí lo que decía de Venezuela, todo sobre la evolución de la ciudad y la historia de la mujer en la sociedad. Ifigenia sirve para comprender el tema político de entonces, un país conducido por un dictador, Juan Vicente Gómez. Hay material para vislumbrar la evolución política y social”, indica la autora de La escribana del viento.

La protagonista de Ifigenia. Diario de una señorita que escribió porque se fastidiaba, María Eugenia Alonso, vuelve a Caracas luego de una larga estancia en Europa. En la capital venezolana resiente el choque con una sociedad prejuiciosa y puritana, representada en su familia.

Ese elemento como objeto para la comprensión histórica también lo destaca Francisco Javier Pérez, presidente de la Academia Venezolana de la Lengua: “Ella descubre que la única manera de comprender lo venezolano es por vía filológica, gracias a las palabras y los libros, porque la cultura física la han acabado. Los grandes edificios y monumentos han sido derrumbados para construir las torres modernas, que también serán tumbadas”.

Cuando De la Parra publicó Ifigenia, varios sectores manifestaron su rechazo a la novela. El médico y lingüista Lisandro Alvarado fue uno de los que criticó la obra, pero su autora no se amilanó por los cuestionamientos surgidos.

Incluso, siguiendo el espíritu de su célebre texto, le responde en una carta en la voz de su protagonista, María Eugenia Alonso: “Sabía que para obtener la aprobación de medio público, era de todo punto indispensable merecer la reprobación del otro medio; comprendió que algunos me llamarían deliciosa, a costa de que otros muchos me llamasen detestable”.

La profesora de la Universidad de Wisconsin Elena González-Muntaner es la responsable del ensayo "La ciudad opresora: Mujer y espacio urbano en Ifigenia de Teresa de la Parra". En el texto hace una lectura de la relación de la mujer de entonces con su contexto, la familia, el hogar y el protagonismo de la ciudad en la literatura hispanoamericana.

“Es además una ciudad que se torna en un ambiente claustrofóbico para aquellos que no pueden ver en ella más que una extensión de la represión que viven en casa, una ciudad en la que la mujer no tiene cabida y que actúa como agente que perpetua un sistema jerárquico y patriarcal en el que a ella no le queda sino aceptar sus términos”, expresa González-Muntaner sobre la novela, de la que mañana se realizará una actividad conmemorativa por los 90 años de su publicación en la Biblioteca Herrera Luque de Los Palos Grandes, a las 11:00 am. La invitada será la periodista Milagros Socorro.

Pérez destaca la relación que hay entre la ciudad y el subtítulo de la novela, referente al fastidio que impulsó a la joven a escribir sus vivencias. “A mediados de siglo Flaubert y otros posrománticos hablaban del asqueo de la vida en la ciudad, exaltaban la vida rural y campesina. La modernización en ciudades europeas a finales del siglo XIX empieza a quedar marcada en el escritor. El fastidio de Ifigenia no puede leerse como el de una niña tonta. Teresa de la Parra rescata un tema de la literatura anterior”, acota sobre una obra que incluso llegó a adaptarse al cine y la televisión.

Iván Feo dirigió el largometraje que se estrenó en 1986. “Siempre me pareció una novela malentendida y llena de trampas de Teresa de la Parra. Escribió en su tiempo mejor que otro autor venezolano. Fue subestimada”, afirma el cineasta, también responsable de dirigir País portátil.


Conversatorio

Ifigenia de Teresa de la Parra:

90 años de la primera novela escrita por una mujer

Biblioteca Herrera Luque, plaza Los Palos Grandes

Mañana, 11:00 am

Entrada: 100 bolívares

Información: fundacionherreraluque@gmail.com

 
Tres versiones


Amanda Gutiérrez

Junto con Leopoldo Regnault en el papel de Gabriel Olmedo, la actriz protagonizó la adaptación que hizo Salvador Garmendia y que estrenó Venezolana de Televisión en 1979. La miniserie es considerada un clásico de la televisión nacional.

 
Marialejandra Martín

En 1986 fue la estrella de la película Ifigenia dirigida por Iván Feo. Cecilia Martínez interpretó a la abuela y Adriano González León al tío Pancho. Jean Carlos Simancas encarnó a Gabriel Olmedo y Luis Castro Leiva a César Leal.

 
Marianela González

La artista dio vida a María Eugenia Alonso en Nadie me dirá cómo quererte, adaptación de Ifigenia que hizo Martin Hahn para RCTV en 2008. Hugo Vázquez interpretó a Gabriel Olmedo y Juan Carlos Alarcón a César Leal.