• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Sus Majestades Satánicas sacudieron a La Habana con un poderoso show

La mítica banda británica, integrada por Keith Richards, Ronni Wood, Mick Jagger y Charlie Watts, puso a sudar y a cantar a más 400.000 almas / Foto: EFE

La mítica banda británica, integrada por Keith Richards, Ronni Wood, Mick Jagger y Charlie Watts, puso a sudar y a cantar a más 400.000 almas / Foto: EFE

Los Rolling Stones hicieron vibrar con su rock poderoso a más de 400.000 personas que se dieron cita en la Ciudad Deportiva de la capital cubana para su concierto gratuito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El éxito más grande de los Rolling Stones dice en español: “No se puede tener satisfacción”, pero la letra de ese tema definitivamente no aplica en Cuba.

La mítica banda británica, integrada por Keith Richards, Ronni Wood, Mick Jagger y Charlie Watts, puso a sudar y a cantar a más 400.000 almas que se dieron cita en La Ciudad Deportiva de La Habana para ver un concierto que merece ser calificado de histórico, no solo por el contexto que vive Cuba sino por el espectáculo que se vivió.

Desde la noche anterior, decenas de personas acamparon en carpas para ser los primeros de la fila de entrada. Cuando los portones de la Ciudad Deportiva se abrieron a las 2:30 pm, un hormiguero humano comenzó el desfile y luchó por el mejor espacio para apreciar el concierto.

Los cubanos entraban por miles. De todas las edades y sin diferencias de género o raza; unos por ser fanáticos de la banda y otros por mera curiosidad, pero todos claros de que la ocasión obligaba a estar allí.

“¡Hola, Habana! Buenas noches, mi gente de Cuba. Aquí estamos finalmente. Estamos seguros de que esta será un noche inolvidable”, prometió Jagger, y la banda cumplió a cabalidad.

A la multitud le importaba poco si entendía o no la letra de la pieza o si conocían su título. La energía de Jagger, y el poderoso y característico sonido de esta legendaria banda eran suficientes para cautivar a todos, se supieran las canciones o no.

Al ritmo de los éxitos como “Gimme Shelter” y “Jumpin' Jack Flash”, el público se gozó cada uno de la veintena de temas que los Rolling Stones lanzaron con puro veneno.

Jagger coqueteó con la audiencia todo el tiempo y dedicó un momento del concierto a dar un mensaje con pinta política.

“Sabemos que años atrás era difícil escuchar nuestra música aquí en Cuba, pero aquí estamos, tocando para ustedes en su linda tierra. Pienso que finalmente los tiempos están cambiando. ¿Es verdad no?”, dijo Jagger y el mar de gente respondió con un sonoro¡sí!

Y entonces llegó “(I can't get no) satisfaction”. La palabra que describe lo que ocurrió aquí es delirio. El gentío enloqueció como nunca.

Los zapatos de la noche fueron los Converse All Star de tela retro, de esos que vienen en todos los colores posibles, una muestra de cómo las cosas en Cuba han ido mejorando. Más que un concierto, este show fue el escaparate por el que se paseó la emergente clase media cubana, esa que recibe divisas y tiene acceso a los productos de exportación.

¿Logró “Satisfaction” el concierto? Claro que sí, aunque el célebre tema de los Stones diga lo contrario.